Economía

Alerta en el banano: casi 60.000 hectáreas afectadas por la ceniza volcánica

Los Ríos y Guayas son las provincias con mayor afectación. En conjunto tienen más de 55.000 hectáreas en problemas.

Ceniza plátano
El plátano y otros cultivos han sido afectados.Guillermo Lizarzaburo

En Guayas y Los Ríos están los cultivos de banano más afectados por la caída de la ceniza expulsada por el volcán Sangay.

Son más de 55.000 hectáreas en su conjunto, pero las zonas de Baba, El Tirunfo, Milagro, Vinces, Pimocha y Puebloviejo tienen las cifras más altas de afectación, de acuerdo con los datos preliminares del Gobierno.

Según expertos consultados por Diario EXPRESO, en estas áreas habrá una merma de entre el 20 % y 30 % de la producción de esas hectáreas afectadas, sobre todo en Guayas.

Esto hará que el precio de la caja spot -sin contrato- suba hoy por encima de 5 pero podrá llegar a $ 6 o más, ya que no podrá exportarse una buena cantidad de fruta, ya que la ceniza daña la calidad de los racimos.

Según el Ministerio de Agricultura, los bananeros del país deben aplicar protocolos para evitar daños mayores.

De su parte Richard Salazar, presidente ejecutivo de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), señaló que diferentes zonas productoras de banano han sido afectadas, pero el problema se concentra mayormente en Guayas, Cañar, zona sur de los Ríos y parte de Santa Elena.

“La ceniza se filtra por los agujeros que deja la funda que protege el racimo de banano y se aloja principalmente entre los dedos (en el mismo sitio del thrips de mancha roja), cualquier movimiento de la fruta hace que el roce entre los dedos, ocasione lesiones de consideración en la cascara de banano (por su efecto abrazivo y el dioxido de azufre), afectando su estética y convirtiéndola en calidad no exportable”, explica Salazar.

Acorbanec da estos 10 consejos a los bananeros:

  1. Uso obligatorio de los trabajadores de gafas protectoras, mascarillas y camisa mangas larga.
  2. Se debe practicar la protección adicional de los racimos con una funda extra a la actual y/o el uso de la funda DOME que es 40 % sin perforar y 60% perforada.
  3. Los agujeros de las fundas en la época seca deben tener un diámetro de 3 milímetros. Los agujeros de 3 milímetros disminuirán, en alguna medida, la penetración de la ceniza al interior del racimo. Desafortunadamente, durante la época lluviosa es demasiado riesgoso usar agujeros de tamaño pequeño porque esto puede generar enfermedades en el racimo.
  4. Uso de Poncho. El poncho es un tercio de la funda normal sin perforaciones o con mini perforaciones. El poncho debe colocarse junto con el enfunde, pero recogido. Su colocación debe ser preventiva. En cuanto se escuchen noticias sobre una probable caída de ceniza de inmediato se debe ordenar la bajada del poncho. La ceniza siempre afecta las primeras manos. Por esta razón el poncho está diseñado para protegerlas. Este debe quedar recogido hasta la aparición de ceniza, para no provocar un ambiente favorable al desarrollo de enfermedades y plagas de la fruta. Una vez presentada la ceniza, el poncho debe ponerse de nuevo en la posición de “bajado”, hasta cuando estemos seguros de que no existan descargas de ceniza. Por precaución, el poncho debe seguir siendo colocado por algunas semanas adicionales, pero recogido.
  5. El uso de protectores siempre se hace desde la segunda mano, pero se recomienda hacerlo desde la primera.
  6.  No cortar las hojas durante la cosecha hasta unos pocos días después para no alborotar la ceniza de manera que pueda contaminar la fruta. De igual manera el personal será menos expuesto a la contaminación.
  7.  El lavado de las hojas es importante antes del destalle. El lavado de hojas permitirá minimizar la influencia de la ceniza en la fruta, evitará la probable obstrucción de la penetración de los fungicidas en las hojas para el control de sigatoka y evitará que los trabajadores se vean afectados por la contaminación de la ceniza.
  8.  El sistema de lavado de hojas es igual al sistema de lavado de fruta en el cable vía. Adicionalmente, el lavado de hojas debe extenderse a todas las hojas de la bananera mediante el sistema de riego gran cañón si ese es el sistema que usa la finca o de acuerdo al sistema que emplea la bananera para lavar los racimos en el cable vía. Otras metodologías de lavado de hojas pueden adoptarse.
  9. En la cosecha, se debe evitar o minimizar el movimiento de fruta para evitar el roce entre los dedos y así evitar el daño. El racimo puede ser cosechado con escalera, entre otras opciones. Se debe cortar el racimo y luego llevarlo al cable vía. Al cortar el racimo no se debe cortar ningún tipo de hojas. Es preferible no regar el día del corte.
  10.  Lavar los racimos en el cable vía a presión, para minimizar los daños. Para esta labor se pueden usar métodos varios como el empleo de mangueras de una buena cantidad de metros de longitud o acoplar mangueras a los rociadores del sistema de riego subfoliar. 

"Genera (la ceniza) beneficios al suelo y cierto punto al combate de la sigatoka negra. Pero el perjuicio que causa en el racimo es severo, así tengan protectores en todas las manos, la ceniza queda en los mismos y en el movimiento de la cosecha y traslado genera escaldadura", señala, Erick Franco.

El ingeniero César Morán Castro, por su parte, sostiene que el polvo del Sangay es beneficioso en el suelo. "Las cenizas volcánicas poseen muchos gases, incluido vapor de agua, dióxido de azufre, cloro, sulfuro de hidrógeno y óxidos de nitrógeno, aluminio, hierro, magnesio, calcio, sodio, potasio y manganeso. Pero cuando cae sobre la fruta de banano provoca escaldadura. Y en las hojas de frutas y hortalizas, quemaduras".

OTROS CULTIVOS. Los cultivos de plátano barragante y dominico, así como de cacao, maíz, arroz tienen también un alto grado de afectación por ceniza, pero la situación es menos crítica que en el banano, ya que este se exporta en verde.

El cacao puede ser cosechado cuando no caiga ceniza ya que esta se le pega cuando este está en baba. Tampoco hay que secarlo en tendales; hay que esperar a que deje de caer el material volcánico para hacerlo, por cuando este desmejora la calidad de la pepa.