El maíz aún no casa al agro con la industria

  Economía

El maíz aún no casa al agro con la industria

Las intenciones están y no concretan. Fenamaíz optó por guardar silencio. La cosecha promete buena producción, pero el balanceado puede encarecer por el conflicto ruso

FT MAIZ (16)
Cultivo. Un agricultor de la provincia de Los Ríos trabaja en su cultivo de maíz, hay siembra que se va a cosechar en un mes. Hay temores por las plagas que pueden aparecer.Daniel Vite

El agro, en algunas zonas de la provincia de Los Ríos, se prepara para las cosechas de maíz en esta época de invierno. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro, debido a que los agricultores tienen que estar pendientes de cualquier plaga que los aceche, evitar la especulación y efectos del conflicto de Rusia con Ucrania.

Protest in support of (7797471)

El conflicto de Rusia provoca la enfermedad económica denominada holandesa

Leer más

En esta coyuntura aún hay un pendiente para que los productores y la industria se casen y se apoyen. Sobre esto, Diario EXPRESO preguntó varias veces al líder de Fenamaíz, César Herrera, pero optó por ahora guardar silencio, porque todavía conversan sobre este punto.

¿Qué esperar en esta nueva cosecha? Desde el lado de la industria hay optimismo. Pese a que el invierno comenzó tarde, lo cual estaba generando mucha preocupación en el sector, las lluvias a partir de febrero tienen la intensidad y periodicidad adecuadas para la siembra de maíz, especialmente en Manabí, la provincia con mayor área destinada a este cultivo, dijo la Asociación de Productores de Alimentos Balanceados (Aprobal).

Normalmente, en la provincia de Los Ríos se inicia a finales de diciembre, en Manabí y Guayas a mediados de enero, y en Loja hacia finales de enero. Este año en Los Ríos empezó a mediados de enero, mientras que en Manabí, Guayas y Loja, a inicios de febrero.

Según datos que maneja el gremio, se estima que en invierno se siembran alrededor de 200.000 hectáreas que servirán para la producción de 1,1 millones de toneladas de maíz, si se mantienen las actuales condiciones climáticas.

La demanda total de maíz está por 1´600.000 toneladas anuales y comprende la demanda del sector industrial, del sector productor independiente e informal, de la industria alimenticia y de los hogares campesinos.

Al inicio de un nuevo año de siembra, Aprobal exhorta al mejoramiento y control de los sistemas de comercialización locales, así como a la eficiencia, tecnificación y productividad de los cultivos de maíz, con el objetivo de que los precios en el país se ubiquen en los niveles de competitividad internacional, indispensables en un escenario de apertura comercial.

ASI LAS ULTIMAS COGIDAS EN LOS RECINTOS DE DAULE (1)

La crisis arrocera crece como la mala hierba

Leer más

Consultados por EXPRESO sobre la importancia de evitar la especulación, se indicó que esto ocurre cuando hay un claro síntoma de que hay déficit de maíz. “Por lo tanto, la única manera de aliviar la especulación es importando contingentes regulados”, señaló Jorge Josse, director ejecutivo de Aprobal.

Agregó que la industria siempre compra la totalidad del maíz nacional, por encima del precio mínimo de sustentación. “Lo más importante sería poder llegar a un acuerdo con los comerciantes a fin de no distorsionar el mercado”, manifestó Josse.

Aunque desde Fenamaíz se guardó silencio, los agricultores sí hablaron sobre sus inquietudes. “Una de las cosas que me preocupa es que a medida que pasan los días una plaga ha empezado acechar mis plantaciones”, dijo Dimas Yépez Zúñiga, un agricultor del cantón Mocache en la provincia de Los Ríos.

“Nos toca estar pendientes en las fumigaciones para que este hongo no se empiece a comer las hojas y luego sería una pérdida total”, agregó Yépez.

En el cantón Quinsaloma, Fabricio Vite es otro agricultor que también está a la expectativa de la cosecha. Se encuentra a un mes aproximadamente de que las mazorcas se pongan a punto para poder empezar la siembra.

IMG-20220210-WA0046
Siembra.- Un cultivo de maíz en Ecuador.Cortesía

Para él no ha sido fácil esta época invernal, debido a que los precios de los insumos han subido un 40 %. Una situación que afecta a todo el agro, como en anteriores artículos se ha señalado.

Vite también está pendiente de las plagas. Este agricultor espera que la cosecha sea productiva, ya que en época de invierno los precios bajan considerablemente, pagan el quintal entre 11 y 12 dólares. Aunque Aprobal mencionó que ellos pagan por encima del precio de sustentación, lo único es que la industria necesita un crédito por parte de los productores para pagar en dos o tres semanas.

Mientras se preparaba este artículo empezó el ataque de Rusia a Ucrania, por lo tanto, fue necesario incluir que a pesar de que en Ecuador exista una buena cosecha de maíz, esto no va a implicar que el alimento balanceado estará económico, al menos no para el sector camaronero, porque ese maíz se mezcla con otras materias primas, por ejemplo con la soja, que ha pasado de costar la tonelada más de 400 dólares en enero de este año, a más de 600, que es su nivel más alto desde el año 2012.

Cifra1,3
millones
de toneladas de maíz se produjo en los campos de Ecuador en el 2021, según la Aprobal.

Mientras que el trigo, que también se usa para hacer el alimento balanceado, la tonelada en los mercados internacionales se cotizó a 343,46 dólares.

En esta coyuntura bélica, el maíz en el mercado internacional se cotizó el último viernes a 6,7 dólares el bushel (25,4 kilogramos), un precio máximo desde 2013.

El incremento de los precios de los commodities y hasta del petróleo afectarán también al agro y a la industria, manifestó el analista económico Jorge Calderón.

De tal manera que, dependiendo de cuánto se extienda el conflicto, se afectará el agro y la industria por el incremento de los precios, esto sin contar los problemas internos que ocurran este año y para lo cual no hay una bola de cristal.

maiz
Clima.- Si las lluvias y la temperatura se mantiene habrá una buena cosecha de maíz, según Aprobal.Cortesía

CRISIS

  • El testimonio de migrar a otro cultivo

Ney Rodríguez por más de 26 años ha sembrado maíz, pero en este año 2022 por primera vez decidió migrar a otro tipo de cultivo. “En el 2020 perdí 10 % de lo invertido y en el 2021 no tuve ganancias, recuperé tan solo la inversión”, manifestó a Diario EXPRESO.

Rodríguez es líder del Movimiento Campesino en la provincia de Los Ríos y mencionó que así como él otros agricultores han optado por lo mismo, “estimo que un 20 % ha dejado de sembrar maíz este año, por razones similares a mi experiencia”, indicó.

Agregó que ni siquiera es sujeto de crédito, porque en el tiempo de la afectación más fuerte de la pandemia de la COVID-19 por seis meses no pudo cancelar seis letras de 30 dólares. “Pese a que cuando se regularizó en parte la situación con el coronavirus, cancelé las mensualidades atrasadas y terminé de pagar la deuda, al acercarme para saber si puedo sacar una financiación nueva, el banco me dijo que no, porque no cancelé a tiempo el crédito anterior”, dijo Rodríguez.

Frente a esa coyuntura manifestó que optó por sembrar jengibre, papaya, yuca y ají con sus propios recursos, ya que no recibió ayuda por parte del Gobierno ni del banco.

El líder agrícola destacó que al sector maicero le falta incentivos y créditos. Reiteró que no todos tienen opción a recibir los 5.000 dólares que BanEcuador entrega a través del Gobierno.

Además, aunque el Ministerio de Agricultura se ha comprometido en entregar kits, estos no han llegado para todos. Entonces opinó que faltan políticas claras que se ejecuten con emergencia.

A título personal Rodríguez señaló que ya no quiere seguir permitiendo que lo exploten y trabajar solo para que otros se lleven las ganancias (intermediarios); con los nuevos cultivos aspira a levantarse económicamente.