Jorge García, fundador de Sumesa: “Me retiraré cuando la convierta en agroindustria”

  Economía

Jorge García, fundador de Sumesa: “Me retiraré cuando la convierta en agroindustria”

El fundador de Sumesa, Jorge García, cuenta la nueva etapa por la que atraviesa la firma. Exportar derivados de pitahaya y maquilar en Puerto Rico, sus próximas metas

sumesa
El presidente de la empresa habla de sus proyectos agrícolas y de la apuesta con los cultivos de pitahaya. Sembrará 40 hectáreas.JIMMY NEGRETE

De aquel joven emprendedor de 35 años conserva el mismo entusiasmo y la pasión por los negocios. Han pasado casi cinco décadas desde que fundó Sumesa, y hoy, cuando está a punto de cumplir sus 84, en su cabeza no ha dejado de maquinar el futuro próximo que tendrá su legado. “Siempre hay que dar un paso más”, dice Jorge García, quien se niega al retiro que con amor le pide su familia. No, hasta no encaminar a la firma a la senda de la agroindustria.

EMPRESA FAMBER (33390692)

El cambio de mando que lleva a Fabmer a la exportación

Leer más

Desde hace 8 años combina con mayor frecuencia su jornada laboral entre su planta industrial y el campo, una hacienda de 150 hectáreas que de a poco fue adquiriendo en Chongón (Guayas), donde levanta las bases de lo que será su nueva apuesta: procesar pitahaya para transformarla en pulpa, polvo para hacer jugos y otros derivados.

A ese empresario que empezó a los 35 años, le diría que gracias a Dios y la Virgen del Cisne de Loja, todo salió bien.

Desde los predios, que visita como regla dos por veces por semana, el presidente de Sumesa muestra las casi 8 hectáreas sembradas que, dentro de poco, serán 40. “Yo estimo que en dos años más ya estaremos exportando a mercados como Estados Unidos, no es tan fácil porque también tengo que adquirir de afuera máquinas especiales que nosotros mismos diseñaremos”. Sí, como buen ingeniero en Alimentos e innato marketero, su nueva oferta también llevará su ADN, tal como lo hizo en la década de los 70 tras crear el legendario Fresco Solo y otros productos que catapultaron a la empresa al éxito.

El boom de la comercialización de pitahaya, en el que también está inmerso Ecuador, ha llevado a una caída de precios de la fruta (hace 8 años, cada kilo estaba en 6 dólares, hoy está en $ 2), por eso su estrategia es más allá. “Afuera está de moda ofertar jugos en polvo de pitahaya, mango y otras frutas, es un consumo que se está incrementando de forma acelerada”. Una oportunidad ya identificada y que no piensa dejar escapar, ni siquiera en tiempos de crisis y pandemia, donde se ha obligado a trabajar mucho más. El año pasado, según cifras de la Superintendencia de Compañías, Sumesa cerró con más de $ 51 millones en ventas, superando incluso los resultados del año previo. El 2020 fue un año para que la firma también concretara nuevos proyectos para capitalizar la oferta que ya tiene. Consolidadas sus ventas ya en el mercado nacional, sus planes también incluyen el fomento a la internacionalización.

Ecuador requiere tener gente, autoridades convencidas de que el desarrollo del país está en la agroindustria.

La firma acaba de finiquitar acuerdos con una prestigiosa multinacional para maquilar distintos productos con el fin de exportar a Puerto Rico. “Han visto nuestra calidad, nuestro cumplimiento en todos los requisitos. Hemos empezado a hacer ya algunas pruebas... todo lo que nosotros hacemos, desde pasta, condimentos, mayonesas”. Una propuesta que ha llevado a los directivos de la compañía a conocer ese mercado y a convencerse de que es posible llegar a tener su propia planta en ese lugar, una pequeña fábrica que les permita vender sus productos, pero bajo la propia marca Sumesa. Aún se estudia cada detalle de este plan que espera concretar a mediano y largo plazo. “Tampoco es tan sencillo. Puerto Rico es un protectorado de  EE. UU., se comporta como EE. UU. y tiene productos de altísima calidad. Para ir allá hay que prepararse bien”, dice.

PUERTO DE GUAYAQUIL  (33341390)

Un nuevo control aduanero marca presión en las empresas

Leer más

Mientras tanto vuelca parte de su esfuerzo a sacar el máximo provecho de su hacienda. No solo con la pitahaya, sino con cacao y mango que espera vender para sostener algunos gastos. Para él, el futuro está en la agricultura, es la tendencia que el país debe aprovechar. “Las oportunidades son muchas, lo que necesitamos es tener gente convencida de que el desarrollo de Ecuador está en el agro”. Si ese camino debe allanarse, observa, hay que hacerlo primero abaratando el crédito. “¿Cómo puede ser que en Puerto Rico den al 2 % y acá trabajemos con un 10 %. Así no hay competitividad”. Limitaciones que, sin embargo, no lo detienen. Aunque eso signifique volver a comenzar.

  • UNA OFERTA QUE LLEGA A VARIOS PAÍSES

La firma guayaquileña exporta sus productos a Estados Unidos, España y Panamá. Puerto Rico se convierte en un nuevo blanco de los proyectos de esta empresa que emplea a 450 personas.