Los pañales populares, aún sin absorber la exención del IVA

  Economía

Los pañales populares, aún sin absorber la exención del IVA

El stock en percha todavía no da cabida al producto económico. No obstante, se duda de su pronta aplicación. Existen desincentivos para comercializarlo

venta de pañales
Mercado. Los consumidores se quejan por la falta de pañales populares y por el alto costo de los convencionales.Archivo / Expreso

Lo que se creía sería un gran alivio para el bolsillo de miles de hogares aún no termina de concretarse. Los ansiados “pañales populares” que, desde el 29 de diciembre pasado dejaron de gravarse con el 12 % de IVA, siguen sin estar al alcance de los consumidores, y en el mercado solo se ve lo contrario: las opciones que existen hoy en día se venden incluso a mayor costo.

money-256312_960_720

Estos son los cambios más importantes que incluye la reforma tributaria que regirá desde 2022

Leer más

El reglamento de la Ley de Desarrollo Económico que fue aprobado en esa fecha determinó los parámetros para que el producto recibiera el beneficio tributario. Para que eso ocurra, se indica, su empaque debe estar identificado con la leyenda “pañal popular”, pero además deberán ser fabricado con una cubierta externa impermeable 100 % polietileno, tener la capacidad de    absorción mínima que tienen los “pañales de corta duración” y un mecanismo de cierre o sujeción de cintas adhesivas. No obstante, el producto bajo estas condiciones no ha llegado a las perchas.

Así lo corroboran clientes que, tras el anuncio del Gobierno, vienen recorriendo locales y distribuidoras para acceder a un pañal más barato, pero sin suerte. “Me tocó comprar un paquete de 100 pañales pero con IVA, sigo sin saber cuáles son los que no pagan ese impuesto. Pregunto y los negocios dicen que no existe”, dice el consumidor Guillermo    Armendáriz.

Luego del anuncio del presidente, nada ha bajado de precios, ni los pañales ni en otros productos. A mí me siguen cobrando IVA en las toallas sanitarias.

Carolina Andrade
Consumidora

Hilda Tapia, vendedora de un local ubicado en Ayacucho y Eloy Alfaro, dice tener también la espera de conocer ese producto. Una posibilidad de que eso se dé, señala, es cuando el stock del producto que tiene, desde antes de que la medida se apruebe, se  acabe. “Si yo he comprado a la fábrica o al distribuidor autorizado pagando el IVA, yo no le puedo vender a mi cliente sin el tributo porque yo lo he pagado”, dice Tapia.

La misma situación está repercutiendo en la venta de toallas sanitarias y tampones; aunque la ley las exonera del tributo, estas, dicen los comerciantes, continuarán vendiéndose a precios más altos. La expectativa, según han indicado sus proveedores, es que esta oferta termine por ser evacuada hasta febrero próximo, así que solo a partir de ese mes se pueda percibir un cambio de precios.

No todos los comercios optan por vender pañales tan económicos porque estos no se venden como los otros, que son de mayor calidad y absorción.

José Zambrano
Dueño de farmacia

No obstante, la incertidumbre embarga cuando se habla sobre la venta futura de pañales.    Tapia y otros distribuidores      reiteran desconocer si en el mercado realmente se hallará algún producto bajo los parámetros que dicta la ley, pues    eso, “hasta ahora, no existe”.

Si alguien los fabrica, explica José Zambrano, dueño de una farmacia y expresidente de la Asociación de Farmacias Independientes de Guayaquil, habría que medir que tan atractivos serán para la venta. En su local, dice, ha optado por no ofertar pañales tan económicos “porque estos no se venden como los otros”. La mayoría de consumidores, añade,    por más caro que parezca, prefiere aquellos paños que tienen mayor capacidad de absorción, una característica que a la larga les permite consumir menos y generarse    un ahorro.

Alza de preciosContrario a lo que se esperaba, los precios han incrementado. Una paca que antes valía entre $ 16 y $ 20, hoy cuesta entre $ 17 y $ 22.
SRI

La recaudación del 2021 superó en un 1% al año prepandemia

Leer más

Para ciertos analistas tributarios existe el riesgo de que este ofrecimiento gubernamental termine en letra muerta. Aunque llegue a concretarse la baja del 12 %, eso podría no sentirse en los precios finales, no en un momento en que el alto costo de insumos y fabricación está llevando a un incremento de precios. De hecho, es lo que ya se percibe en el mercado. Si antes un paquete de 100 unidades costaba entre $ 16 y $ 20 promedio, ahora ese    valor está en un rango de $ 17 y $ 22.

El tributarista Javier Bustos recuerda que esto último es clave, porque si bien el precio final ha quedado desgravado, los costos que se registran en toda la cadena de producción (materias primas, empaque y logística) seguirán pagando IVA.