Francisco Swett, el compromiso con la lucidez

  Actualidad

Francisco Swett, el compromiso con la lucidez

El exministro de Finanzas, amigo y columnista de EXPRESO afinaba soluciones para el país. Patriota y maestro

FRANCISCO SWETT
Pancho Swett, como cariñosamente le decían, fue un destacado economista y catedrático. En su momento, dirigió el Ministerio de Finanzas y la Junta Monetaria.Archivo

El país perdió a un grande de la economía, a Francisco Swett Morales. Dedicó su vida a estudiarla, aplicarla y enseñarla. A los 74 años, dejó de existir la noche del jueves en su residencia en Capaes, en donde vivía desde hace meses. Desde allí, disfrutando de la brisa marina, escribía, educaba e investigaba para ensayos y un libro que quedó inconcluso.

Francisco Swett

Fallece Francisco Swett Morales, exministro de Finanzas

Leer más

El estudio de la economía y el disfrute del mar eran sus grandes pasiones. Fue él quien, cuando era ministro de Hacienda y Crédito Público del gobierno de León Febres-Cordero (+), hizo posible la primera expedición del Ecuador a la Antártida, con la asignación de los recursos necesarios para que la Armada cumpliera su cometido. El capitán Byron San Miguel dice que de esa experiencia y la cercanía con investigadores marinos, cultivó grandes amistades que lo llevaron a integrar después la Cofradía de La Perla, para contribuir con su conocimiento al desarrollo de Guayaquil. 

Francisco Swett, un máster en asuntos públicos de la Universidad de Princeton (Nueva Jersey, Estados Unidos), fue considerado una lumbrera para el país desde que retornó a Guayaquil en la década de los setenta, tras concluir sus estudios universitarios en Wesleyan, Ohio. Así lo resaltó en 1979, en un escrito que queda para la historia, el analista político, diplomático y catedrático Ricardo Muñoz Chávez (fallecido). Lo presentó entonces como la auténtica promesa de la juventud en el servicio público tras un año de ocupar las funciones de presidente de la Junta de Planificación, en el ocaso de la última dictadura militar en el país. Su preparación e inteligencia eran su carta de presentación profesional, pero su jovialidad, carisma y caballerosidad lo destacaban como persona. 

Dejó una profunda huella por donde transitó. En el ámbito nacional, fue consejero del Banco Central y del presidente Febres-Cordero; director general de la Corporación Noboa, presidente del directorio de la Empresa Eléctrica del Ecuador y de Conecel (Claro); gerente de Exportadora Noboa. En el ámbito internacional, se desempeñó como gobernador y miembro del Comité de Desarrollo del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y gobernador del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

En el campo académico, nunca dejó de investigar y enseñar. Él decía que todos somos economistas sin saberlo y que la profesión estaba repleta de farsantes, que mientras más densos son en su razonamiento, más ignorantes de la disciplina resultan. De allí su forma de enseñar. 

Joaquín Hernández, rector de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), asegura que Pancho era un investigador nato, que enseñaba la economía con la claridad de un erudito. En ese centro de estudios dictaba cátedra en los cursos de Epistemología de la Economía y Política Pública. Su área de investigación era la producción de una serie de ensayos sobre la cultura económica, siendo el trabajo inicial sobre la genealogía del pensamiento económico y la doctrina liberal. 

FRANCISCO SWETT

Pesar por la muerte de Francisco Swett, un hombre comprometido con su país

Leer más

Pero también escribía y mucho. En su libro 'Los negocios petroleros y económicos de la Revolución Ciudadana', en inglés y en español, publicado en agosto de 2017, muestra la mala práctica en la época de mayor abundancia, pero también de mayor gasto económico, la del expresidente Rafael Correa. 

En la hemeroteca nacional y especialmente en la de Diario EXPRESO quedan los artículos que escribió a lo largo de su vida. Su cuerpo ya no está, pero su legado de enseñanzas queda. Paz en su tumba.

Su última columna en EXPRESO

Los artículos de opinión de Francisco Swett, que se publicaban cada domingo en este Diario, aportaban con ideas y conocimientos. En cada uno de ellos, él exponía soluciones para mejorar la economía del país y de las familias. Su legado de enseñanza queda para las futuras generaciones, en las páginas de EXPRESO. Su última columna, que escribió horas antes de morir, saldrá este domingo.

El adiós al maestro de la economía

Con una misa de cuerpo presente en el camposanto Parque de la Paz, su esposa, sus hijos y demás parientes y amigos le dieron el último adiós a Francisco Swett, el exministro, el profesor, el pensador, el amigo. En la gráfica, en una de las entrevistas que mantuvo con Diario EXPRESO sobre la reactivación económica del país.