Fusarium: sin vigilantes y sin una nueva variedad

  Actualidad

Fusarium: sin vigilantes y sin una nueva variedad

Se debilita el control fitosanitario en la frontera con Perú. Hay reparos a la variedad “resistente” que se quiere importar de Israel

Banano cosecha
Los bananeros quieren apoyo para la vigilancia fitosanitaria.Guillermo Lizarzaburo

Ecuador, el primer exportador mundial de banano, se enfrenta al reto de lograr no solo armar, sino financiar, un proceso que le permita estar preparado para enfrentar la llegada de la raza 4 del Fusarium oxysporum cubense (Foc R4T), un hongo que a su paso arrasa con las musáceas (banano, orito, abacá o plátano).

Fusarium

La frontera es permeable para el fusarium

Leer más

Pero esta semana se complicó, incluso, la vigilancia fitosanitaria, según el comentario de uno de los técnicos del grupo de la Agencia de Regulación y Control Fito o Zoo Sanitario (Agrocalidad) al que tuvo acceso Diario EXPRESO. “El despido de más de 60 técnicos ha contribuido a eliminar el puesto de vigilancia y control sanitario de La Avanzada, en la provincia de El Oro, que es clave para el control de vehículos y personal que vienen del sur y obligatoriamente tienen que pasar por allí”. Agrocalidad confirmó que tiene problemas para financiar el programa.

Exportadores señalan que aquello se ha dado luego de que el cobro de un centavo por caja de banano exportada fuera eliminado tras haber ganado, ellos, un amparo contra Agrocalidad por dicho cobro.

Hay otra cepa del Gal (nombre de la variedad israelí), que ya se ha usado aquí en el país y tiene problema de arrepollamiento. Este tema debe ser bien analizado.

Juan Robalino, experto

Este dinero había sido utilizado por la Agencia para pagar al personal que ahora ha sido despedido, según se dijo.

“Desde la frontera hasta Guayaquil se nota la diferencia de lo que se estaba haciendo hace un mes, con lo que ahora no se hace”, agrega el ex técnico de la Agencia. Los exportadores conocen de la situación, pero indican que los recursos que el Estado entrega a Agrocalidad, como aquellos que recauda por servicios, deben ser distribuidos de forma consecuente con las prioridades del sector.

En El Oro, la provincia en mayor riesgo por ser fronteriza con Perú, del total de productores bananeros (3.810), el 65 % son pequeños.

En Marcabelí y Balsas, que son puntos por donde ingresan desde Sullana (Perú), una zona afectada oficialmente por el Foc R4T, tampoco tienen vigilancia ahora, lo que preocupa a productores y comercializadores.

Todos estamos pendientes de que se introduzcan los materiales, pero que cumplan a cabalidad con los procedimientos que recomienda la ciencia en un problema tan grave con la fusariosis.

Víctor Hugo Quimí

No es el único inconveniente que deben afrontar los bananeros. El otro asunto polémico es la importación de una variedad de banano supuestamente tolerante o resistente al fusarium, que ya ingresó a Colombia, para los estudios respectivos. En Ecuador, tanto Agrocalidad como el Iniap presionan para el cumplimiento de protocolos rigurosos antes de su entrada al Ecuador. Esto, luego de que en 2016 nueve científicos de los más relevantes del mundo pidieron prudencia al importar materiales desde países donde se ha presentado el mortal hongo, uno de ellos Israel, de donde se pretende traer la variedad Gal, de la empresa Raham.

Este grupo señala que la importación de plantas de musáceas de países de fuera de América Latina y el Caribe solamente se debe hacer en caso “extremadamente necesario”.

En ese caso, que estas sean de países sin presencia de Foc R4T, “las plantas deben venir en forma de cultivo in vitro, originarse de plantas madres indexadas y certificadas libres de fusarium. Se debe adjuntar la certificación original o copia fiel certificada de los análisis realizados, indicando detalladamente los procedimientos utilizados (si es PCR, secuencias de los imprimadores, condiciones de amplificación, entre otros)”.

“Los procedimientos de certificación deben basarse en los protocolos más adecuados y científicamente recomendados en el momento del análisis. Los análisis deben provenir de laboratorios acreditados por la Organización Nacional de Protección Fitosanitaria (ONPF) del país de origen”.

Para el especialista Juan Robalino, no existe evidencia de que esas plantas sean resistentes. No hay informes, ni publicaciones. Y nadie las usa comercialmente en países infectados. “Usar esos materiales pensando que son resistentes es un peligro, porque brindan un falso sentido de seguridad y vulneran al sector, pues la gente probablemente se va a relajar pensando que el problema es solucionado con esas plantas”.

Dentro de las mesas del COE por el tema fusarium, se estima necesaria la importación de meristemos de variedades tolerantes, pero estos todavía no llegan al país.

María Auxiliadora Rodríguez

Robalino agrega que hay muchas preguntas que contestar sobre la presunta variedad resistente, “en vista de que nunca se ha usado comercialmente y por tanto nunca (se ha) exportado. Tampoco se sabe cómo se comporta la fruta en un largo viaje, maduración, vida verde, en percha, etcétera”.

Acerca de la importación de material de Israel, el representante del presidente de la República ante el directorio del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Iniap), Víctor Hugo Quimí, dice que se trata de cumplir con los procedimientos que se aconsejan. “En las reuniones que hemos tenido con el COE y grupos bananeros, la posición del ministro ha sido que el Iniap tome el control de estos materiales que se piensa probar en el Ecuador”.

Esto es independiente de cualquier laboratorio. Estos materiales, al ingresar al país, deben ser puestos en una zona de cuarentena, donde se los evaluará. “Ahí se ve su comportamiento, si no trae plagas y enfermedades. Y luego se los pasa a un trabajo de campo, donde se evalúa el comportamiento en cuanto a producción, estadísticas organolépticas, etcétera”.

Según Víctor Hugo Quimí, esto evita lo que ya ha pasado: que traigan materiales con problemas, como ya ocurrió en el caso del plátano.

AGROCALIDAD: "SE ESPERA APROBACIÓN DE LOS FONDOS". En diciembre del 2020, Agrocalidad aprobó el Programa Fitosanitario de Musáceas-Profit Musáceas, cuyo objetivo fue establecer un proceso de cooperación técnica que permita el fortalecimiento del sistema de certificación, control, vigilancia (fitosanitaria y de contaminantes), capacidad técnica y analítica de la Agencia, para precautelar las condiciones fitosanitarias y de inocuidad de la cadena de valor de musáceas.

“La ejecución de este se la realizó a través de un convenio interinstitucional con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). Lamentablemente por temas ajenos al convenio, el programa tuvo que ser suspendido a inicios de agosto”.

Por otro lado, “conocedores de las necesidades del sector, se hicieron grandes esfuerzos para continuar con la operación del equipo técnico completo hasta el 30 de septiembre (personal que actualmente es deficiente para cubrir todas las actividades). Adicionalmente la Agencia, con el apoyo del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) y de todos los que han sido partícipes de las mesas técnicas contra Foc R4T, ha venido realizando las gestiones necesarias para contar con un presupuesto que permita continuar con las acciones para mantener a la plaga fuera de nuestras fronteras. Se ha solicitado al Ministerio de Economía un presupuesto que involucra contar con fondos inmediatos en gasto corriente y un proyecto de inversión a largo plazo para el 2022-2025. Nos encontramos a la espera de la aprobación del mismo”.