Guillermo Lasso recibe cartas credenciales de embajador de Sáhara Occidental en Ecuador

  Actualidad

Guillermo Lasso recibe cartas credenciales de embajador de Sáhara Occidental en Ecuador

Ecuador reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) desde 1983, salvo un intervalo de dos años entre 2004 y 2006 donde rompió las relaciones

52176066229_1ae519595b_o (1)
El presidente de la República, Guillermo Lasso, en una foto de archivo.CORTESÍA

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, recibió este martes 4 de octubre las cartas credenciales del embajador del Sáhara Occidental, Ahmed Mohamed Hameiduha, durante una ceremonia donde también fueron acreditados embajadores de Chile, Turquía, Irán, Argentina, Egipto y Canadá.

MIREYA PAZMIÑO EN LA ASAMBLEA NACIONAL

El Legislativo señala incumplimientos del Gobierno con una moción sin valor jurídico

Leer más

En el acto celebrado en el Palacio de Carondelet, sede del poder Ejecutivo de Ecuador y residencia del presidente, también estuvo el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Holguín, según las imágenes difundidas por la Presidencia de Ecuador.

Hameiduha ya había presentado previamente sus copias de cartas credenciales a Holguín en una reunión sostenida con el canciller ecuatoriano el pasado agosto en Quito.

Ecuador reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) desde 1983, salvo un intervalo de dos años entre 2004 y 2006 donde rompió las relaciones.

Horas antes del encuentro del representante diplomático de la RASD con el jefe de Estado ecuatoriano, la embajadora del Reino de Marruecos en Colombia y Ecuador, Farida Loudaya, recordó la postura expresada por el Gobierno de Quito ante el conflicto del Sáhara.

Loudaya apuntó que Ecuador reiteró ante la cuarta comisión de la asamblea general de las Naciones Unidas su apoyo a "una solución política mutuamente aceptable a la disputa regional sobre el Sáhara, de conformidad con la resolución 2602 del Consejo de Seguridad de la ONU".

La resolución 2602, del 29 de octubre de 2021, "exhorta a las partes a que reanuden las negociaciones bajo los auspicios del secretario general (de la ONU) sin condiciones previas y de buena fe, (...) con miras a lograr una solución política justa, duradera y aceptable para todas ellas, que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental".