El hacinamiento sustituyó a los planes de rehabilitación en las cárceles

  Actualidad

El hacinamiento sustituyó a los planes de rehabilitación en las cárceles

La duplicación de la población eliminó los esbozos de recuperación de los internos. Incluso, de los comités que tenían y el acceso a los estudios

MUERTOS EN LA PENI 1
Desde la Regional 8 se habría generado la orden para terminar con la vida de internos de esa y las otras dos cárceles.CHRISTIAN VASCONEZ

El correísmo recibió las cárceles con poco más de 19.520 personas privadas de la libertad y las dejó abarrotadas con alrededor de 40.000.

Llegó en 2007. Comenzaba su gobierno y Rafael Correa concedió indultos, entre otros, a las llamadas ‘mulas del narcotráfico’. La población penitenciaria se redujo a casi 9.000.

Foto de Sistema Granas (8224789)

Cadáveres mutilados y drones, la huella de un atentado fallido

Leer más

El logro duró poco. En los siguientes años, las cárceles se volvieron a llenar. Al dejar Correa el poder, al menos tres megacentros carcelarios albergaban cerca de 20.000 presos y la población carcelaria sufría un 40 % de hacinamiento.

Hasta 2009, las preocupaciones de los presos eran conseguir que se cumplan sus beneficios carcelarios como el 2 por 1, las rebajas de penas y otros. Para lograrlo se amotinaban, subían a los techos de los pabellones y lograban sentar a las autoridades con los dirigentes del Comité de Internos que ellos mismos habían elegido.

Eran otros tiempos. La rehabilitación no era completa, pero había. Muchos obtuvieron carreras universitarias, oficios, artes y otras posibilidades que les permitieron cumplir sus penas y reinsertarse en la sociedad.

“Había violencia, claro, pero no como ahora. Había un comité disciplinario de presos”, dice Clímaco. Fue presidente de la Cárcel N° 2, de Quito.

Cuando ellos salían, tenían un capital de inicio y podían entrar con su emprendimiento.

Ricardo arteaga
Extitular de trabajadores carcelarios

Sus días de encierro, aunque duros, los recuerda con cariño. Sentenciado por narcotráfico a 18 años, Clímaco aprendió allí su actual: abogado de tránsito.

“Lo que marcaba la diferencia era la organización interna”. Hasta el 2014, antes de ser llevados a la cárcel Regional de Latacunga, los presos celebraban elecciones. Seleccionaban a su directiva. El presidente, secretario, vocal de seguridad y de asuntos internos.

“Si había un apuñalado, porque pasaba, la directiva iba a hablar con los implicados. Se les daba alguna sanción, como quedarse sin visitas o limpiar los baños. Hasta los malos nos respetaban. Ahora, es la ley del fuerte”, dice el exdirigente.

Itania Villarreal fue dos veces directora del otrora penal García Moreno. Le tocó desarmar al menos dos amotinamientos. Alguno duró varios días que se saldó con una negociación. Por esos días, los presos se desangraban, se crucificaban o retenían a sus familiares hasta negociar su salida.

mesa de paz

Cuatro bandas tienen la voluntad de llegar a un acuerdo de paz

Leer más

Villarreal recuerda que la irracionalidad vino alrededor de 2019, cuando fue asesinado alias El Cubano. William Poveda fue decapitado el 11 de junio de ese año. Con su cabeza, sus asesinos jugaron fútbol. Ocurrió en un ataque armado en la cárcel Regional de Guayaquil.

Él fue el cabecilla de Los Cubanos. Cumplía una condena de 25 años de prisión por el asesinato de la exdirectora de la Penitenciaría del Litoral, Soledad Rodríguez, ocurrido en 2010.

Un miembro de Inteligencia, quien pidió la reserva de su nombre, señaló que durante el correísmo se cambió al sistema de rehabilitación por un sistema de hacinamiento, el mismo que fue entregado a exmiembros de Alfaro Vive Carajo para su administración.

Afirma que Correa hizo que “las cárceles se conviertan en cuarteles generales de cada grupo pandillero y delictivo a los que favoreció”. A eso suma las leyes que se aprobaron relacionadas, por ejemplo, con la tabla del consumo de drogas, las autoridades nombradas sin experiencia alguna. Pero no solo eso. Cita una supuesta alianza con las FARC, ELN.

OrganizaciónLos presos seleccionaban a una directiva de la cárcel mediante votación. El presidente y vocales los representaban y ponían orden entre grupos.

Ricardo Arteaga era presidente de los trabajadores de la Dirección de Rehabilitación. Él recuerda que en esos años se trabajaba de la mano del representante de los presos. Era parte del Directorio de Rehabilitación Social y era quien llevaba los problemas y las inquietudes de los reos para que las autoridades presenten las soluciones.

Había elecciones en las que los detenidos escogían un delegado por pabellón y dos presidentes por Quito y Guayaquil. Había un presidente nacional. Washington Gruezo era el presidente del Comité de Internos, grupo que desapareció durante el correísmo. Fue elegido por los privados de la libertad. Tenía una sentencia por presunta violación. 

Según exfuncionarios, él cumplió al menos 16 años de cárcel. En ese tiempo representó a los presos en las negociaciones con las autoridades. Se graduó de abogado y luego obtuvo su doctorado y ahora litiga en los tribunales de la República. De este modelo quedan solo recuerdos