La inconformidad y amenazas marcan los 48 días del diálogo

  Actualidad

La inconformidad y amenazas marcan los 48 días del diálogo

Líderes indígenas respaldan nuevas movilizaciones. Acuerdos aún no firmados: el detonante. El Gobierno dice que son temas complejos de decidir.

Fa7u0uWWQAA1jTc
Acto. La mesa de fomento productivo recibió hoy las propuestas que plantea el Gobierno Nacional a los pedidos.cortesía

Por considerar una “pérdida de tiempo” el trabajo que hasta ahora se realiza en las mesas técnicas entre el Gobierno Nacional y la dirigencia indígena, varios dirigentes que participan del diálogo no descartan que sus bases se sumen a la protesta que organiza el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) para el próximo 21 de septiembre.

Diálogo- asamblea- temas

El Gobierno y la Asamblea acuerdan tres temas en el arranque de la mesa política de diálogo

Leer más

Samuel Lema, representante de la Feine, alegó que al finalizar los 90 días de plazo analizarán los resultados, y de no ser favorables volverán a las calles. Pero anticipó que no sorprendería que la gente se suma a la convocatoria del FUT. “Yo les había dicho a los ministros: ‘Si en este caso no existe voluntad política, el pueblo va a reaccionar’. Ya no será culpa de los dirigentes”, manifestó.

Desde el pasado 13 de julio se han instalado cinco mesas, pero solo en una se ha llegado a un acuerdo (la de banca pública y privada) en estos 48 días transcurridos de los 90 de plazo. El ministro de Gobierno (s), Homero Castanier, explicó que los resultados no pueden surgir poco tiempo después de instalar las reuniones, por ser “mesas difíciles” y requerir información técnica, como la de control de precios, fomento productivo y combustibles.

Sobre esta última, argumentó que “se necesita tener la información técnica para llegar a acuerdos que sean efectivos”, y añadió que hay información que ni el Estado ni las organizaciones indígenas tienen.

La inconformidad y amenazas de nuevas protestas llegan incluso por el acuerdo firmado en la mesa de banca pública y privada. Se alega que la banca privada no está beneficiando a los ecuatorianos con la reestructuración y refinanciamiento de deudas. Además, que existe incumplimiento del Ejecutivo de condonar deudas de hasta 10 mil dólares como consta en las reformas a la Ley Tributaria de 2021.

“Que el Gobierno Nacional sepa que las mesas de diálogo no son un juego, no son un chiste; que si hay un acuerdo deben cumplir. Por ejemplo, se firmó el acuerdo de que iban a implementar la condonación, dijeron que hasta el 15 (de agosto) iban a emitir el nuevo decreto, pero hasta ahora no lo han hecho. Por lo tanto, que no les sorprenda que después salgamos nosotros con otro tipo de actitudes”, dijo Gary Espinosa, presidente de la Fenocin.