En pos de insulina para vivir y de una prótesis para subsistir

  Actualidad

En pos de insulina para vivir y de una prótesis para subsistir

Javier Macías, paciente de diabetes tipo 1, perdió su pierna tras lastimarse un pie. Aparte de la medicina, requiere de ortopedia

la insulina. ... FD_ C (9124542)
Javier Macías, de 22 años, perdió la pierna derecha por una herida en su pie que se complicó por la diabetes tipo 1 que padeceCARLOS KLINGER

Javier Francisco Macías Rodríguez, de 22 años, baja con dificultad y ayudado por su hermana y su esposa de una canoa de pasajeros igual a la que hasta inicios de año él conducía y con la que se ganaba la vida antes de que en marzo le amputaran la pierna derecha en un hospital de Guayaquil, debido a una infección en el pie que se fue agravando debido a su diabetes.

El cruce intenso y constante de personas desde la cabecera cantonal de Samborondón hacia las comunidades de la orilla opuesta del río Babahoyo le permite subsistir a decenas de canoeros informales. Javier se dedicaba a esa actividad hasta que en febrero se lastimó el pie con uno de los fierros de la embarcación. Algo que en una persona joven y sana debía curarse en unos días, pero que, en su caso, paciente de diabetes tipo 1, le causó una infección que le fue complicando su extremidad.

Paciente afiliado al I (9098497)

Reclamos publicados por este Diario reciben respuesta del Teodoro Maldonado

Leer más

Reconoce que desde los doce años supo que tenía diabetes, pero no tuvo los cuidados con su salud y la alimentación que eso implicaba. Apenas le bastaba con tomar las pastillas de glucocid de 500 miligramos que le daban en el subcentro de salud del cantón. Algo que, según se han enterado ahora, no era adecuada para él. “Con razón decía que eso no le hacía nada”, afirma la hermana.

En el Hospital General Monte Sinaí, de Guayaquil, lo operaron el 9 de marzo, le especificaron que sufría de diabetes tipo 1 y que necesitaba inyectarse a diario insulina rápida. Al recibir el alta, el 4 de abril, le recetaron Novoline N y le dieron el producto hasta junio, según comenta Javier.

La hermana afirma que en la última consulta de Endocrinología del 18 de agosto pasado, ya no le dieron la insulina porque había escasez de la Novoline N. Así lo confirmó en esos días un recorrido de este Diario por farmacias y distribuidoras locales ante múltiples denuncias de pacientes.

La señora cuenta que recibió una parte de la receta, incluidas las jeringuillas, pero no la insulina. Y que así se lo hizo saber al endocrinólogo y a la doctora de medicina interna que veían a su hermano. “Me dijeron que debía ir a retirarla cuando hubiera”.

Al ser consultado si tiene en farmacia Novoline N, el Hospital Monte Sinaí no lo aclaró, pero afirmó que en la consulta de agosto sí le entregaron la insulina a la hermana del paciente porque así constaba en la hoja de recibido que ella firmó. Agregó que le habían dado dos frascos para tres meses, por lo que la siguiente consulta será en noviembre.

Imagen 14 - JOSE ACOSTA - RENE HERRERA - GG (29)

Paciente con acromegalia ruega por su medicina

Leer más

La señora lo niega e insiste en que no le dieron, aunque acepta que firmó porque necesitaba los demás productos.

Sin embargo, aunque conseguir esa insulina es vital para Javier, no es lo único que le preocupa. Con gesto taciturno mientras lo entrevista un equipo de este Diario, su hermana revela que desde que lo operaron, él se deprime de manera frecuente. 

La falta de la pierna le impide volver a su antigua labor de canoero y jornalero agrícola. Le donaron unas muletas que le han servido para recuperar la autonomía para movilizarse, pero no para realizar sus actividades. Quiere trabajar y volver a tener sus propios ingresos para él y su esposa. Por ahora, en eso los ayudan sus familiares.

Tras la operación se han propuesto conseguir una prótesis. Por eso decidieron solicitar una cita médica en el Hospital General del Guasmo, también en Guayaquil. Aunque allí recién les dieron una para el próximo 31 de octubre.

Una fecha que para ellos es lejana, sobre todo por la urgencia de ingresos. La hermana cuenta que hasta para trasladarse a Guayaquil para las consultas y exámenes necesitan prestar dinero para pagar un vehículo particular, por la dificultad de hacerlo en bus.

la insulina. ... FD_ C (9124563)
Aparte de la insulina, Javier Macías y su familia esperan conseguir una prótesis que le ayude a recuperar la movilidad y volver a trabajar.CARLOS KLINGER

MÁS QUEJAS POR LA FALTA DE INSULINA

“Hoy vinieron tres niños con diabetes tipo 1 a Fuvida porque no les dieron insulina en el hospital del MSP”, escribió el jueves 22 de septiembre en su cuenta de Twitter la presidenta de esa fundación, Aracely Basurto. 

La escasez de algunos productos de insulina data de hace meses y se agudizó en agosto pasado, según denuncian los pacientes, aunque autoridades de Salud lo niegan.

LOS ESCENARIOS 

  • EL PROBLEMA: Desde hace algunos meses, los pacientes de diabetes denuncian la falta de algunos de los 23 medicamentos importados, entre soluciones y suspensiones inyectables de insulina autorizados en el país, lo cual se agudizó en agosto. Los usuarios de los hospitales públicos indican que allí también se da esa situación.
  • LA SOLUCIÓN: Los pacientes de diabetes tipo 1 necesitan inyectarse diariamente el producto biológico. La falta de ese medicamento puede complicar su salud y hasta causarles la muerte. Los hospitales públicos deben abastecerse de esos fármacos para entregárselos a sus pacientes. En el caso de Javier Macías Rodríguez, se trata de Novoline N.