Millonaria glosa a contratista que rehabilitó varios tramos del ferrocaril

  Actualidad

Millonaria glosa a contratista que rehabilitó varios tramos del ferrocaril

La Contraloría General del Estado determinó responsabilidad civil por más de $ 10 millones tras detectar que el producto no cumplió con las garantías.

WhatsApp Image 2022-06-01 at 3.33.59 PM
Los 'durmientes' son los elementos transversales que sirven para mantener unidos los dos carrilesArchivo

La Contraloría General del Estado determinó responsabilidad civil en la rehabilitación del ferrocarril carril ecuatoriano por irregularidades que superan los $ 10.5 millones.

Fachada. Desde el exterior, las edificaciones lucen como si se tratase de una infraestructura nueva levantada en la zona.

El edificio de la Contraloría, demorado por fallas

Leer más

De acuerdo a un comunicado emitido por el ente de control, la contratista que estuvo a cargo de la reposición de 175 mil durmientes (elementos transversales que sirven para mantener unidos los dos carriles) no cumplió con las garantías necesarias de vida útil del producto solicitada, teniendo este que ser reemplazados muchos antes de los 20 años para cual fueron instalados.

“Auditoría constató fisuras, presencia de hongos, termitas y un avanzado estado de descomposición de los durmientes en las vías férreas, donde se identificaron los daños que generaron pérdidas por el valor de la glosa”, reza el documento.

La Empresa Ferrocarriles del Ecuador (FEEP) adjudicó los contratos bajo régimen especial por giro específico del negocio a la empresa Ramar Trade Company, S.L. entre marzo y julio de 2012 y la recepción de los durmientes se efectivizó entre noviembre del 2012 y enero del 2013.

La responsabilidad civil para la empresa contratista se desprende de un examen especial que examinó los contratos para la adquisición de equipos, repuestos y durmientes para el proyecto del Ferrocarril, suscritos entre enero de 2013 y diciembre de 2018. En dicho informe se señala, además, a dos gerentes que lideraron la empresa de ferrocarril desde 2013 al 2017 por no actuar para la reposición de los durmientes dañados o la devolución del importe de tales materiales. La administración del 2018 inició el proceso de demanda.