Los bomberos en Ucrania buscan más víctimas entre las ruinas

  Mundo

Los bomberos en Ucrania buscan más víctimas entre las ruinas

El ataque ruso con misiles a un centro comercial deja 18 muertos y 36 desaparecidos 

BOMBEROS
Unos bomberos levantan los escombros tratando de hallar alguna víctima de este atentado ruso a Ucrania./  EFE

Decenas de bomberos y miembros de los equipos de rescate continúan trabajando ayer en el centro comercial de la ciudad de Kremenchuk que fue atacado con misiles rusos y donde, hasta ahora, se han contabilizado 18 muertos y 36 desaparecidos.

El edificio ha quedado absolutamente calcinado, con solo las estructuras exteriores en pie, mientras que el interior es un amasijo de hierros carbonizados, lo que hace muy probable que el número de víctimas aumente en las próximas horas. La policía ucraniana ha expuesto ante la prensa restos de los dos misiles de crucero, identificados como X-22, que Rusia utilizó para atacar el edificio, que se encontraba muy concurrido en la tarde del lunes 27 de junio.

Volodymyr Zelensky(1)

El G7 condena el "abominable crimen de guerra" contra un centro comercial ucraniano

Leer más

El Ministerio de Defensa de Ucrania había dicho previamente que los misiles de largo alcance se dispararon desde un bombardero estratégico TU-22 desde la región rusa de Kursk, cerca de la frontera. Según el Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania, 25 personas heridas se encuentran hospitalizadas en cuidados intensivos en el hospital de Kremenchuk, una ciudad de la región de Poltava que antes de la guerra contaba con unos 220.000 habitantes.

Hasta ahora el centro de la ciudad no había sido atacado, solo instalaciones industriales y una refinería situadas a las afueras. El centro comercial Amstar, ubicado en el centro de la ciudad, no está lejos de un complejo industrial, que pudo haber sido el verdadero objetivo del ataque.

El refugio antiaéreo más cercano al centro comercial estaba cruzando una calle, pero no todos abandonaron las compras, pese a sonar una alarma antiaérea. El hecho de que zonas civiles de la ciudad nunca hubieran sido atacadas hasta ahora pudo dar una falsa sensación de seguridad y que se ignoraran las sirenas.

El ataque a Kremenchuk se produjo después de que Rusia disparara más de 65 misiles contra Ucrania durante el fin de semana.

El lunes, un ataque con un cohete en la ciudad nororiental de Járkov mató a cinco personas y dejó a otras 22 heridas, según las autoridades locales.

El G7, que reúne a EE. UU., Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá, calificó el ataque al centro comercial como un “crimen de guerra” en un comunicado.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo ayer que en el centro se encontraban en torno a un millar de personas y que el lugar no tenía valor estratégico ni militar.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer para abordar la situación en Ucrania después de los últimos ataques militares de Rusia.