Evangélicos, el pilar de Bolsonaro; mientras Lula confía en la victoria

  Mundo

Evangélicos, el pilar de Bolsonaro; mientras Lula confía en la victoria

Este domingo 2 de octubre los brasileños acuden a las urnas para elegir al nuevo presidente 

urnas
BRASILIA.  Trabajadores cargan en camiones las urnas de votación que serán utilizadas en las elecciones presidenciales del 2 de octubre, . EFE/ Joédson Alves

Veintiún templos abren por día en Brasil. La expansión de los evangélicos en la última década ha caminado de la mano de su poderosa influencia, dentro y fuera de la política. Su voto es clave en las elecciones de mañana y se ha convertido en un valioso pilar para el presidente Jair Messias Bolsonaro.

Con su lema “Brasil encima de todo, Dios encima de todos” y la Biblia como bandera, el presidente brasileño ha conseguido capitalizar el apoyo de los evangélicos en el país con mayor número de católicos del mundo.

brasil

Brasil se juega su futuro con una larga lista de candidatos

Leer más

La influencia de los evangélicos ha traspasado los púlpitos. Sus tentáculos han alcanzado los tres poderes del Estado, especialmente el Legislativo, donde cuentan con un poderoso grupo formado por 184 de los 512 diputados que defienden los “valores cristianos” supuestamente “amenazados” por la agenda progresista.

Mientras tanto, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para las elecciones en Brasil, afirmó ayer que toda Suramérica y la mayoría de países europeos confían en su victoria el domingo frente al presidente Jair Bolsonaro.

Sudamérica entera quiere que Brasil gane para coordinar otra vez una institución multilateral como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas)”, afirmó Lula en Río de Janeiro junto a Marcelo Freixo, candidato a gobernador en el estado fluminense.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT), quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, adelantó que al menos 8 países de Europa ya han expresado su interés en mantener una conversación telefónica el lunes, un día después de las elecciones, para establecer “una nueva relación” diplomática.

Lula recalcó que existe “preocupación” en el extranjero sobre “lo que pude suceder en Brasil” tras los comicios y no descartó que Bolsonaro “pueda intentar crear confusión en la transición”.

Jair Bolsonaro ha alimentado en los últimos meses el fantasma de fraude en estos comicios contra el sistema electrónico de votación brasileño.