Las fiestas en Downing Street ocasionan otras 50 multas

  Mundo

Las fiestas en Downing Street ocasionan otras 50 multas

Las sanciones se dan por el festejo de los 56 años del primer ministro Boris Johnson, en plena pandemia.  

Scotland Yard impone o (8182661)
Imagen de archivo de una protesta por las fiestas Downing Street.EFE/ANDY RAIN

La Policía Metropolitana de Londres (Met) reveló ayer que ha impuesto otras cincuenta multas en relación con las fiestas celebradas en la sede del Gobierno británico y en oficinas públicas durante la pandemia, lo que hace que el total de sanciones supere ya el centenar.

“La Operación Hillman, la investigación sobre las violaciones de las normativas por la COVID-19 en Whitehall (sede del Ejecutivo) y en Downing Street (del Gobierno), supera las cien enviadas a la Oficina de Historial Delictivo (ACRO, en inglés)”, señaló Scotland Yard.

Pandemia_Reino Unidos_Boris Jonhson

El Parlamento debate si Boris Johnson mintió

Leer más

La Met agrega que “continúa activa” la investigación sobre esos encuentros sociales organizados durante los últimos dos años por funcionarios públicos, cuando el resto del país se atenía a duras normas.

“Estas multas se han continuado emitiendo durante el periodo desde nuestra última actualización el 12 de abril y la investigación continúa activa”, señaló la policía.

Scotland Yard había impuesto en la primera tanda de sanciones una al primer ministro, Boris Johnson; a su esposa, Carrie Johnson; además de al titular de Economía, Rishi Sunak.

En el caso del primer ministro, Johnson había señalado anteriormente que no creyó que haber celebrado su 56 cumpleaños (en un encuentro ‘sorpresa’ organizado por su esposa) en su oficina suponía una violación de las normas del coronavirus, aunque “aceptaba humildemente” que sí las había quebrado. Ahora no tener en cuenta esas normas de seguridad le han acarreado estas sanciones al primer ministro británico.

En otro ámbito de cosas, Johnson afirmó ayer que su Gobierno tiene que “arreglar” el problema que plantea actualmente el funcionamiento del Protocolo de Irlanda del Norte y dijo que la comunidad unionista “no lo aceptará”.

En declaraciones a la BBC desde la localidad de Stoke-on-Trent (Staffordshire), Johnson dijo que Irlanda del Norte “es un lugar fantástico con un futuro increíble” pero que, “por el momento, muy desafortunadamente las instituciones (norirlandesas) han colapsado (...), las instituciones establecidas en el Acuerdo de Viernes Santo no están funcionando”.

“Esto es algo malo en cualquier momento y lo es ahora, cuando los norirlandeses necesitan liderazgo y que su gobierno regional se centre en el costo de la vida, en el cuidado sanitario, en el transporte, en las cosas que importan en el día a día”, remarcó.

Tras señalar que esto supone “un gran problema” para las personas de Irlanda del Norte, el premier conservador consideró que se debe lograr “que el Gobierno norirlandés funcione”, algo que calificó de “vital”. Johnson indicó que “está claro que la comunidad unionista no aceptará el protocolo y tenemos que arreglarlo”.

Londres baraja presentar en los próximos días un proyecto de ley que le permitiría anular unilateralmente disposiciones de ese documento firmado en 2020 con la UE, a lo que los Veintisiete podrían responder con otras medidas punitivas.

A finales de 2020, el Ejecutivo británico ya llevó al Parlamento una legislación que abría la puerta a incumplir el acuerdo sobre Irlanda del Norte