La mascarilla, en retroceso en varios países europeos

  Mundo

La mascarilla, en retroceso en varios países europeos

Según la OMS, debido a la evolución de la pandemia se van reduciendo poco a poco las restricciones

MARCARILLA.JPG
De a poco la población europea tendrá que ir dejando de usar mascarillas y volver a la normalidad. EFE/DANIEL NOVOTNY

La mascarilla, considerada uno de los elementos básicos de protección contra el coronavirus, está en retroceso en varios países europeos en lo que a espacios abiertos se refiere, gracias a la evolución de la pandemia.

La OMS ya ha constatado que Europa está en buena posición para controlar la COVID-19, debido a la alta tasa de vacunación de su población y al extendido nivel de contagios, lo que lleva a varios países a aligerar las limitaciones.

brasil

Brasil registra nuevo récord de casos de covid y más de mil muertes en un día

Leer más

El más radical en ese aspecto es Dinamarca, que el pasado día 1 de febrero eliminó todas las restricciones impuestas por la cuarta ola de coronavirus, por considerar sus autoridades que la variante ómicron no implica un “peligro” para su sanidad ni sus habitantes, pese a los altos niveles de incidencia que registra el país.

Desde que comenzó febrero, ya no es obligatorio para los daneses usar mascarillas en interiores, han desaparecido las restricciones en los restaurantes, la vida cultural y social y ya reabrieron las discotecas.

En Italia, el Consejo de Ministros del pasado 31 de enero aprobó que desde el 11 de febrero se pueda estar de nuevo sin mascarilla al aire libre, con lo que deroga la norma introducida antes de Navidad, ante la reducción de la incidencia de contagios del coronavirus en las últimas semanas. Se mantendrá la obligación de llevar el tapaboca dentro de lugares cerrados como restaurantes, cines, teatros, gimnasios y en los transportes públicos, donde además será obligatorio usar las de tipo FFP2, que garantizan mayor protección.

Llevar mascarilla en la calle ya no es obligatorio en Francia desde el pasado 2 de febrero, el día en que se levantaron varias de las restricciones que se habían impuesto en diciembre.

En Alemania es obligatorio llevar mascarilla “en todos aquellos sitios donde la gente esté en contacto estrecho”, aunque cada ‘Land’ o región puede ordenar medidas específicas.

En Reino Unido el Gobierno retiró la semana pasada la mayoría de restricciones para minimizar contagios en Inglaterra, donde reside más del 83 % de los 67 millones de personas del Reino Unido. Las mascarillas han pasado a ser opcionales tanto en espacios interiores como exteriores y se ha dejado de exigir una prueba de vacunación o test negativo a la entrada de eventos multitudinarios.

En España, el Consejo de Ministros español eliminará la obligatoriedad de las mascarillas en exteriores el 8 de febrero, una medida que entrará en vigor dos días después, explicó la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

En Bélgica, actualmente el uso de mascarilla no es obligatorio en la vía pública, pero sí lo es para los mayores de seis años en el transporte público y en espacios interiores.

Mientras que en Portugal, aún es obligatorio usar tapaboca.

Científicos e ingenieros de la Universidad de Granada han desarrollado y evaluado una mascarilla FFP2 inteligente que avisa al usuario a través de su teléfono móvil cuando se superen los límites de dióxido de carbono permitidos dentro de ella. Este avance científico pone solución a un problema existente desde que comenzó la pandemia: el dióxido de carbono que las personas reinhalan dentro de mascarilla. La reinhalación de este gas provoca efectos adversos para la salud, incluso en personas sanas, como malestar, dolor de cabeza, fatiga, mareos, sudoración, etc.