Nicaragua aprueba ley para enviar a la cárcel a quien publique "noticias falsas"

  Mundo

Nicaragua aprueba ley para enviar a la cárcel a quien publique "noticias falsas"

Con hasta diez años de prisión podrían ser sancionados quienes incurran en la lista de ciberdelitos: hackeo, robo de identidad, espionaje y 'fake news'

Al mando. Daniel Ortega llegó por primera vez al poder en 1979.
El debate sobre la iniciativa evidenció divisiones de opinión entre el gobierno y la oposición.
ARCHIVO

El Parlamento de Nicaragua aprobó el pasado martes 27 de octubre, una ley para castigar con hasta diez años de prisión los ciberdelitos. El hackeo, robo de identidad, espionaje informático o incluso la "difusión de información falsa", son parte de las infracciones contempladas en la norma.

Pekín, China

Cinco agentes chinos fueron detenidos en EEUU por perseguir opositores a Pekín

Leer más

La llamada Ley Especial de Ciberdelitos, según la Asamblea Nacional, tiene como objetivo la protección de la ciudadanía y la sanción de los delitos cometidos a través de las tecnologías de la comunicación.

El legislativo -con mayoría del partido del gobierno de Daniel Ortega, el Frente Sandinista (FSLN)- aprobó la ley con 70 votos a favor, 16 en contra y cuatro abstenciones.

Debido a su carácter, la iniciativa ha sido duramente criticada por la oposición, la prensa independiente y organizaciones defensoras de derechos humanos; quienes argumentan que se trata en realidad de "una ley mordaza" con el objetivo de limitar la libertad de expresión y amenaza el ejercicio del periodismo, algo que negaron los diputados del FSLN.

La polémica se centra principalmente en el delito tipificado en el artículo número 30. Este prevé sancionar con penas de dos a cinco años de cárcel a quien difunda noticias que sean consideradas falsas que produzcan "temor, zozobra o alarma en la población", perjudiquen el honor, prestigio y dignidad de otras personas y pongan en peligro el orden público o la "seguridad soberana".

La Ley establece penas desde uno hasta 10 años de cárcel para aquellos imputados por alguno de los 30 delitos que tipifica. La máxima condena se ejecutaría en caso de espionaje informático.

Las sanciones también incluyen multas económicas de hasta 800 días laborables.