La ONU quiere dotar de un sistema de alerta al mundo

  Mundo

La ONU quiere dotar de un sistema de alerta al mundo

Son mecanismos que permiten a los habitantes de una zona saber cuándo se acercan fenómenos meteorológicos. El plan es salvar vidas de un desastre

Tornados en Texas
Foto aérea hecha con un dron que muestra casas dañadas después de que una serie de tornados pasara por Round Rock, Texas, EEUU, el 22 de marzo de 2022. EFE/TANNEN MAURY

La ONU anunció ayer una iniciativa para lograr que en un plazo de cinco años toda la población del mundo esté cubierta por sistemas de alerta temprana frente a desastres naturales, algo de lo que ahora mismo carece un tercio de la humanidad.

Aprovechando el Día Meteorológico Mundial, Naciones Unidas dio a conocer esta nueva meta, que considera absolutamente esencial en un mundo cada vez más afectado por las consecuencias del cambio climático.

tornado kentucky

Las autoridades confirman 78 muertos por tornados en EE.UU. y temen más víctimas

Leer más

“Las alertas y las medidas tempranas salvan vidas”, defendió el secretario general de la ONU, António Guterres, que ha encargado a la Organización Meteorológica Mundial (OMM) que prepare un plan de acción para remediar la situación.

La OMM presentará ese plan en la próxima conferencia de Naciones Unidas sobre el clima, que se celebrará el próximo noviembre en Egipto, y ayer ya avanzó que será necesaria una inversión de unos 1.500 millones de dólares durante los próximos cinco años.

“En la actualidad, un tercio de la población mundial en los países menos adelantados y en los pequeños estados insulares en desarrollo sigue sin estar cubierta por sistemas de alerta temprana. En África, la situación es aún peor: carece de cobertura el 60 %. Esto es inaceptable, sobre todo teniendo en cuenta que los efectos climáticos sin duda se agravarán”, recalcó Guterres.

Los llamados sistemas de alerta temprana son mecanismos que permiten a los habitantes de una zona saber cuándo se acercan fenómenos meteorológicos que pueden ser peligrosos, desde inundaciones a sequías, pasando por olas de calor y tormentas.

Los sistemas vigilan la situación en tiempo real tanto en tierra como en el mar, lo que permite predecir muchos de estos posibles desastres y adelantarse a los peligros. Habitualmente incluyen notificaciones de emergencia a través de teléfonos móviles y otras vías para alertar a la población, así como planes de respuesta ante distintas situaciones.

Según las organizaciones internacionales, este tipo de sistema es una de las formas más efectivas y más baratas de salvar vidas frente a los efectos del cambio climático, que está disparando el número de fenómenos meteorológicos peligrosos.

Un informe de la OMM explica que entre 1970 y 2019 hubo de media un desastre climático o vinculado al agua cada día, cobrándose 115 vidas diarias y generando pérdidas de 202 millones de dólares.

Durante ese período, el número de desastres registrados no dejó de aumentar, pero gracias a los mejores sistemas de alerta y de respuesta se redujo considerablemente el número de muertes.

Kathy Hochul.

El estado de Nueva York quiere que el 30 % de sus policías sean mujeres

Leer más

Según un estudio de 2019, tener aviso de una tormenta o de una ola de calor con 24 horas de antelación puede reducir los daños en un 30 por ciento y con una inversión de 800 millones de dólares en estos mecanismos, los países en vías de desarrollo podrían evitar pérdidas anuales de entre 3.000 y 16.000 millones de dólares.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, aseguró que invertir en estos sistemas ofrece uno de los mayores retornos posibles en el ámbito de la adaptación al cambio climático.

Según Taalas, durante los próximos cinco años será necesario gastar unos 1.500 millones de dólares para mejorar la calidad de estos servicios y las infraestructuras vinculadas, sobre todo en los países con menos recursos.

Tras el anuncio, la OMM tiene previsto convocar a organismos, países y entidades que trabajan en este ámbito para diseñar un plan con el cual se pueda dar cobertura a toda la población del mundo y evitar tragedias.

Al menos una persona murió, varias más resultaron heridas y más de 16.000 usuarios permanecían ayer sin suministro de energía eléctrica en Nueva Orleans, tras el paso de tornados que causaron devastación en el sur de Louisiana. Los meteorólogos además han pronosticado tormentas fuertes desde el norte de Florida y el sudeste de Alabama hasta Georgia y las Carolinas, con vientos que pueden causar daño, granizo y algunos tornados. El sistema de tormentas que ya había causado daños desde el lunes en partes de Oklahoma y Texas ha seguido su curso hacia el este y los meteorólogos advierten de condiciones peligrosas en Mississippi y Alabama.