Paro nacional: una respuesta del Gobierno sin resonancia en la dirigencia de la Conaie

  Actualidad

Paro nacional: una respuesta del Gobierno sin resonancia en la dirigencia de la Conaie

La carta del presidente Lasso no cumplió su cometido. La Conaie tiene su propia estrategia. La clave está en ceder

QUITO
Manifestantes arman una barricada para enfrentar a los elementos policiales.ANGELO CHAMBA / EXPRESO

Una respuesta sin oídos. El Gobierno nacional respondió hace algunos días a los 10 pedidos de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), sin embargo, estas no tuvieron eco y, es más, mantienen las movilizaciones encendidas. La inseguridad ciudadana, el respeto a los derechos colectivos, una política de extracción minera y petrolero menos nociva para el medio ambiente son algunos de los pedidos de la Conaie que ya fueron respondidos por el presidente Guillermo Lasso en una carta de 16 páginas, siendo el congelamiento del precio del combustible el pedido bandera.

WhatsApp Image 2022-06-23 at 6.00.04 PM

La falta de productos se oficializa en los supermercados

Leer más

Oswaldo Erazo, presidente de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo (Camddepe), considera que la respuesta de Lasso no tuvo el suficiente eco en la dirigencia y las bases del movimiento indígena, porque no da del todo una respuesta al fondo del problema sobre el subsidio a los combustibles. “El Gobierno debería ya dejar de manejar los precios de los combustibles y los subsidios de una manera política, y más bien de una manera técnica y buscar otras alternativas. Se quedan solo en congelar, incrementar o bajar”.

¿Alternativas como cuáles? Una política de focalización mediante compensación o la creación de un fondo de estabilización. “A la final, cuando hablan de focalizar, ni siquiera definieron los beneficiarios, en qué producto, en qué monto y en qué tiempo”, replica Erazo.

Reducir los precios de los combustibles significaría mayor subsidios y eso no sería tan viable.

Oswaldo Erazo, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados del Petróleo.

Pero todos estos detalles se debaten en una mesa de diálogo entre el Gobierno nacional y la Conaie, una que parece está lejos de instalarse. A decir del jurista, exasambleísta y catedrático universitario Henry Cucalón, el Gobierno ha demostrado, “con errores incluido”, un ánimo de dialogar. No así la Conaie. Pese a las respuestas a sus pedidos, Cucalón considera que su ánimo es prolongar las movilizaciones y hacer creer que el Gobierno es el responsable de todo el caos que sucede en Quito y en otros puntos del país. “Muchas de las cosas que pide la Conaie son irrealizables. Fruto de esa visión antidemocrática de Leonidas Iza, condiciona que primero le hagan caso a las 10 cosas. Es decir, impone el resultado al diálogo. Lo lógico es que el resultado es la consecuencia del diálogo. Uno cede posiciones, no impone más condiciones y sentencia cuál es el resultado. Ahí te das cuenta de la estrategia”.

Volviendo a la gasolina, recuerda el exlegislador que los precios de las gasolinas extra, ecopaís ($ 2,55 el galón) y diésel ($ 1,90 el galón) están congelados. Es la súper la que sube de precio, una gasolina que la utiliza un porcentaje reducido de la población. El pedido de la Conaie es congelar los precios y reducir el diésel a $ 1,50 el galón, y la extra y ecopaís a $ 2,10 el galón. “Pero al mismo tiempo uno reflexiona. Si la Conaie considera que debe haber más inversión en ciertos sectores vulnerables de la sociedad, cómo es que al mismo tiempo le quieres quitar los exiguos recursos que tiene el mismo Estado. Te das cuenta de que eso no tiene lógica”.

El Gobierno ha demostrado que quiere ir al diálogo. Ha tomado medidas, ojalá las hubiera tomado antes del paro.

Henry Cucalón, jurista y exasambleísta.

Ruth Hidalgo, decana de la Escuela de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas (UDLA), ve dos explicaciones a la falta de eco de la respuesta y la continuación de las protestas: una por decisión del movimiento indígena y la otra a la filtración de delincuencia con intenciones políticas. “Es importante empezar a ceder y quien debería hacerlo es el dueño del poder, es decir, el Gobierno. Manifestar públicamente que acepta el diálogo, lo que no quiere decir que se va a aceptar lo que los 10 puntos dicen. Verbalizar que se quiere el diálogo no a través de un video, sino de una cadena nacional es importante”.

El sector indígena debe desmarcarse de una vez que el vandalismo no representa a su movimiento.

Ruth Hidalgo, decana de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de las Américas.

Hidalgo considera que la respuesta del Gobierno fue sustentada técnicamente. Sin embargo, cree que lo que la Conaie busca es un canal de diálogo de persona a persona, donde puedan tratarse técnica y socialmente el contenido de las respuestas. “Es importante que exista un consenso de las dos partes, incluso para discutir ampliamente el contenido de esa carta”, concluye la también directora ejecutiva de la Corporación Participación Ciudadana, quien también considera que querer forzar a los mediadores abona a la desconfianza. “Tanto la Conaie como el Gobierno se sienten con gente que consideren válida. Podemos estar de acuerdo o no con los representantes, pero vale la pena hacer ese esfuerzo y de manera urgente”.