Nunca dejes a tu mascota en la puerta de un local

  Buenavida

Nunca dejes a tu mascota en la puerta de un local

Ubicar al perro atado en la calle tiene varios riesgos. Lo mejor es dejarlo en una zona visible y salir lo más pronto. El automóvil tampoco es opción

Sociedad_Mascotas_Dejar al perro amarrado
Cuidados. Lo deseable es compartir con nuestro perro todas las actividades del día, pero la mayoría de las veces esto no es posible.Pexels

No todos los locales son ‘pet friedly’, pero si andas con tu perro y necesitas comprar algo de urgencia, la primera opción es dejarlo atado a un poste cercano al negocio. Sin embargo, hacerlo es exponer al perro a una serie de peligros, debido al estado de vulnerabilidad en el que se encuentra. Se los expone, además, a posibles robos, sobre todo sin son de raza o muy jóvenes.

Sociedad_Mascotas_Perros vs gatos

Mininos versus perros: ¿cuál es el preferido?

Leer más

“Jamás se puede hacer eso, ya que el principal peligro es que se lo roben, también puede ser agredido por un transeúnte o que el perro ataque a un niño; existen malintencionados que lo pueden envenenar o bien intencionados que al darle de comer algo le pueda hacer daño”, sostiene Juan Puentes, médico veterinario graduado en la Universidad de Buenos Aires.

El consejo principal del experto es que lo pueda cargar en brazos y si no es posible tendrá que dejarlo en casa hasta hacer la compra o planificar la salida y así evitar los riesgos. Pero si hay demasiada urgencia y ese tutor se ve obligado a dejarlo en la puerta deberá atarlo en una zona donde pueda verlo y procurar tardar el menor tiempo posible. Todo tutor debe tener claro que no todos los canes están acostumbrados a los sucesos imprevistos en los espacios y en la vía pública.

Sitios amigablesEn los últimos años se han popularizado los negocios y establecimientos Pet Friendly. Pero estos imponen ciertas recomendaciones, hay que estar atentos para cumplirlas.

Hay que tener cuidado de cómo reaccione en medio del temor, si ocurre un accidente: alguien se le acercó demasiado, lo atropelló sin quererlo o simplemente lo agredió. Esta situación podría generar una responsabilidad civil del dueño.

No es una opción dejarlo dentro del automóvil. Eso implica un peligro mayúsculo. Una investigación de la Universidad de Nottingham Trent (Reino Unido) demuestra que las temperaturas en el interior de un vehículo cerrado pueden llegar a ser muy altas incluso cuando en el exterior el tiempo es frío.

Tras pasar dos años monitoreando cada día las temperaturas internas de los automóviles, sin perros en su interior, estos investigadores descubrieron que, de media, los vehículos excedían los 25 grados en todos los meses del año, lo cual es lo suficientemente alto como para causar un sobrecalentamiento peligroso en las mascotas.

Riesgos de por medio

En la calle hay muchos peligros, por eso dejarlo solo es un riesgo. El tráfico, los niños jugando, el ruido que hacen los patinadores sobre la acera pueden provocar que el animal se ponga nervioso, ansioso, y se altere. Lo más probable es que en esta situación intente huir con el consiguiente peligro de que en la huida lo atropellen, se pierda o se vuelva agresivo. Si no tienes con quién dejarlo lo mejor es no sacarlo de la casa.

Sociedad_Mascotas_Perros obesos_Tutores

Perros obesos, el reflejo de sus tutores

Leer más

Te echa de menos

Necesita de tu compañía. Dejarlo en la calle, así sea por unos minutitos para ir a comprar algo, le provocará bastante tristeza. Lo encontrarás ladrando y gimiendo, no por malcriado, sino porque te echa de menos y quiere llamar tu atención. Esta conducta seguramente provocará molestias, ya que a nadie le gusta escuchar a un perro ladrar ante la falta de su dueño.

Cuidado con el clima

No lo dejes a la intemperie. Si hace demasiado frío o calor, el animal se sentirá muy incómodo, y si lo dejaste atado será peor, ya que no podrá protegerse bajo la sombra y ni qué decir cuando llueve. En ambos casos la espera puede enfermarlo.

Otras razones

  • Dejarlo atado y sin vigilancia es exponerlo a que le peguen y que otros canes puedan atacarlo.

  • Si el perro se pone inquieto ante la ausencia de su amo, o así se quede quieto, podría existir la probabilidad de que una persona tropiece con él o se enrede con la correa y se caiga.

  • Al estar completamente indefenso cualquiera puede desatarlo y llevárselo, sobre todo si se trata de un perro de raza, que al ser muy solicitado se los puede vender fácilmente a precios elevados. También se los roban para convertirlos en máquinas de crías o usarlos en peleas ilegales.