Buenavida

¿Dolor de espalda? Descubre las formas de aliviarlo

Al trabajar por varias horas sentado, la postura correcta se pierde y debido a ello aparecen diversas molestias que pueden afectar tu calidad de vida.

Columna
Por cada dos horas de trabajo debes pausas de 15 a 20 minutos,shutterstock

Molestias en la zona de la espalda, rigidez del cuello y hormigueo en las manos son síntomas relacionados con una postura incorrecta. También inciden el uso de muebles inadecuados (la mesa o la silla) y una escasa iluminación. “Es importante cumplir sus tareas con comodidad, sin forzar ninguna parte del cuerpo. Así reduce al mínimo la fatiga y disminuye el riesgo de sufrir tensiones que, incluso, pueden provocar lesiones”, dice la fisioterapeuta María Lourdes Bermúdez, máster en Cultura Física y Medicina Deportiva.

Ella aconseja que por cada dos horas de trabajo hagas pausas de 15 a 20 minutos, coloca un cojín o almohada en el respaldo del asiento para mantener la espalda recta o un libro bajo el ordenador para no forzar el cuello al mirar la pantalla. “No cruces las piernas: hacerlo perjudica la circulación, y mantén los pies apoyados en el piso”, añade. 

Siéntate adecuadamente

  • Cuello: Evita la torsión del cuello. La parte superior de la pantalla debe quedar a la altura de su línea horizontal de visión.
  • Espalda: Debe mantener su curvatura natural y siempre apoyada en el respaldo.
  • Hombros: Manténlos relajados.
  • Muñecas: Tienen que estar alineadas respecto al antebrazo para evitar desviaciones.
  • Codos: Déjalos apoyados y pegados al cuerpo con un ángulo de entre 90° y 100°.
  • Brazos: Nunca digites con los brazos en suspensión.
  • Antebrazos: Apóyalos sobre el escritorio.
  • La silla: Debes contar con apoyabrazos.

Huevo

¿Debemos dejar de comer la yema?

Leer más

No lo olvides

  1. Haz ejercicios de estiramiento: Te van a ayudar a evitar las contracturas musculares.
  2. Aplica calor en la zona afectada, ayuda a relajar los músculos. Puedes utilizar paños tibios, bolsas térmicas, entre 10 y 15 minutos. O aplicar un relajante muscular, que con el calor va a penetrar mejor y el efecto analgésico será mayor.
  3. Incorpora la actividad física a la rutina diaria y poco a poco aumenta la intensidad. Antes de entrenar es importante calentar y estirar para evitar lesiones y daños en la fibra muscular.
  4. Practica un estilo de vida saludable con una buena alimentación y actividades relajantes (yoga, meditación) que ayuden a reducir el estrés y la ansiedad.
  5. Si a pesar de todas estas indicaciones y recomendaciones la molestia persiste, consulta al médico especialista o fisioterapeuta.