Obras de arte con códigos QR

  Buenavida

Obras de arte con códigos QR

La tecnología ofrece la opción de ahondar en lo que hay detrás de la creación del autor. En el Museo Nahim Isaías se puede vivirse esta experiencia

Código QR
A través del código QR se accede a más información sobre las obras de arte.Cortesía

El arte tiene su propio código de barras, uno que da acceso a toda esa información que guarda una obra. Los museos del mundo ya lo aplican y en Guayaquil se dan los primeros pasos con el objetivo de brindar un valor agregado al público, apoyados en la tecnología.

“Estamos implementando desde este año los códigos QR en las obras. Al escanearlos desde un celular o tableta, el visitante tiene acceso a toda la información disponible”, explica Cuty Espinel, responsable del Museo Nahim Isaías, de Guayaquil.

En el V Salón de Gráfica Contemporánea de este museo se puede vivir esta experiencia. ‘La bella figurina: Del fin de las utopías al renacer de las retrotopías’, de la artista guayaquileña Mariella García, es un ejemplo de estos avances. Al escanear los códigos QR, el asistente puede encontrar relatos con la voz de la autora, quien narra su propia interpretación de la existencia milenaria de este personaje ancestral.

Necroescultura

Arte que nace de las cenizas

Leer más

Mariella García tiene 50 años de trayectoria y es la primera vez que se sumerge con sus obras en el mundo de los códigos de barra. “Es una experiencia museística que nos permite ir acorde con los nuevos adelantos tecnológicos”, dice.

Código QR
La artista Mariella García (centro) en esta nueva experiencia.Cortesía

Destaca que de esta manera se logra que la muestra no se llene de textos que hacen mucho ruido visual, sino que le da la opción al público de ver más sobre su contenido a través de los dispositivos digitales. “Muchas personas conocen mi pintura, pero lo interesante de esta exposición es el hecho de darle un ambiente especial”, explica. 

Otra de las ventajas del código QR es que se convierte en una herramienta inclusiva que permite acercar el arte a personas con capacidades especiales visuales. Es otra opción tecnológica que los museos van aprovechando para atraer a más visitantes y nutrir su labor.