Buenavida

Potencie su entrenamiento con las ligas

Incrementar la tonificación muscular, mejorar la flexibilidad y aumentar la fuerza son algunos de sus beneficios.

Entrenamiento con ligas.
Entrenamiento con ligasshutterstock

Si mantiene un estilo de vida activo y se ejercita desde casa, las ligas son una excelente herramienta para potenciar su entrenamiento, sin tener que adquirir diversidad de pesas u otros artículos.

El entrenador Jhonatan Linares expresa que este artículo es famoso en el ámbito del fitness, lo usan personas desde niveles básicos hasta atletas de alto rendimiento y fisicoculturistas. Además, los fisioterapeutas las utilizan durante las sesiones para la recuperación de lesiones en las articulaciones.

“Están elaboradas con látex y las hay con distintos niveles de resistencia: así pueden simular el uso de pesas desde uno hasta ocho kilos”, explica Linares.

Se las puede incluir durante toda la rutina de ejercicio (para fortalecer los brazos, abdomen, hombros, espalda, glúteos, cintura y piernas) y son aptas para personas de todas las edades. El entrenador recomienda no repetir todos los días los mismos movimientos para evitar que “el cuerpo se adapte y no haya nuevas mejoras. Hay que variar la secuencia cada ocho o doce semanas”, enfatiza.

Otras bondades

  • Fomenta la tonificación de todos los grupos musculares con un solo implemento.
  • Disminuye el riesgo de lesiones.
  • Aumenta la resistencia y fuerza.
  • Fortalece los ligamentos.
  • Mejora el equilibrio, flexibilidad y coordinación.

Pantorrillas

Pantorrillas siempre tonificadas

Leer más

Ejercicios

Cada persona los pueden ejecutar durante 30 a 45 segundos, o por número repeticiones (de 12 a 20 dependiendo del objetivo).

  • Curl de bíceps. Mantenga los brazos extendidos hacia abajo y flexiónelos hasta que el puño llegue a nivel de los hombros. Sostenga la liga con ambos pies.
  • Press de hombros. Los codos deben estar flexionados al mismo nivel que los hombros. Empuje con fuerza los brazos hacia arriba hasta conseguir que estén totalmente extendidos.
  • Sentadillas. Los pies deben estar separados. Flexione las rodillas hasta que estén alineadas con los glúteos.
  • Abdominales. Coloque la mitad de la liga a un pilar o una base vertical, y agarre los extremos con ambas manos. Enfoque la resistencia en los músculos del abdomen.
  • Remo. Debe tener los brazos extendidos hacia delante y luego pegar los codos al pecho. Sentirá contracción en la espalda. Puede hacerlo sentado o parado (sujete la liga con los pies).