El rescate de mascotas, una labor que demanda gastos

  Buenavida

El rescate de mascotas, una labor que demanda gastos

Las organizaciones civiles se endeudan para solventar la inversión que implica recoger a los animales de compañía que abandonan. No reciben apoyo

Sociedad_Mascotas_Oenegés civiles_Rescate
Abandono. Nadie se hace responsable del abandono de los animales de compañía. Sandra Ojeda cumple una labor voluntaria. Así como ella, hay muchos.Yadira Illescas / EXPRESO

Han rescatado a más de 90 mascotas, entre perros y gatos. Cada uno con una historia de maltrato diferente. Estos ‘ángeles terrenales’ están en la Fundación Paquito, ubicada entre las calles Uruguay y El Salvador, en el sector de Ingahurco, en Ambato, capital de Tungurahua.

Sociedad_Mascotas_Dejar al perro amarrado

Nunca dejes a tu mascota en la puerta de un local

Leer más

Sandra Ojeda, directora de la fundación, menciona que tiene entre sus propósitos de vida brindarles otra oportunidad a las mascotas abandonadas. Es esa determinación lo que motivó a la fundación. Pero esa entrega hacia los “amigos de cuatro patas” les resulta costosa.

Por cada rescate debe tener por lo mínimo unos 100 dólares. Es lo que se requiere para ofrecerles una asistencia digna apenas se lo recoge. Pues los animales llegan en un estado altamente vulnerables y hay que llevarlos primero al veterinario para determinar su salud. Luego de esto se lo traslada a un lugar donde encuentre calma y confianza.

“Los gastos son dependiendo de la condición en que se encuentren las mascotas. Se requiere mínimo 100 dólares por cada cachorro”, explica Ojeda, quien aduce que el asunto no termina en la simple acción de recogerlos de las calles.

El veterinario debe cumplir un chequeo completo. Habrá que desparasitarlos, vacunarlos, esterilizarlos y luego proveerles una alimentación adecuada a cada caso. “Debemos hacer toda la revisión, porque si alguno llega enfermo, puede contagiar al resto de los animales que están en la fundación. Los gastos suelen aumentar cuando presentan fracturas por agresiones o están atropellados”, manifiesta Ojeda.

Blanca, una de las perritas rescatadas, fue comprada a una persona por 5 dólares.

El hombre la tenía amarrada con un cable y siempre la maltrataba. Otros fueron reportados por vecinos que los tenían atados en el patio, a la intemperie.

Sociedad_Mascotas_Gatos

Moscú tiene el único teatro de gatos del mundo

Leer más

Entre los casos que más le ha impactado es el de Negrito, un can mestizo que fue atropellado, pero sus dueños en vez de curarlo o llevarlo a un veterinario, lo ataron en el patio donde esperaban que muera.

El caso fue reportado en 2021 en Huachi Totoras, al sur de Ambato. Cuando acudieron al rescate, lo encontraron cubierto de gusanos. Intentaron salvarlo y lo llevaron al veterinario, con gastos solventados por la fundación. “Hay ratos que hasta dejo de comer para atenderlos a ellos (rescatados). En la fundación están los más desamparados, las mascotas longevas y con alguna discapacidad”, menciona Sandra.

Gabriela Osorio, presidenta de Refugia2, ubicado en Guaranda (Bolívar), mencionó que todavía hace falta esa conciencia de amor hacia las mascotas.

Antes de la pandemia tenían hasta 130 perros y cinco gatos, pero en la pandemia el número de abandonos aumentó. Mantienen donaciones y apadrinamientos, pero no es suficiente, ya que cada mes requieren de 1.500 dólares para la alimentación y otros mil cada tres meses para gastos veterinarios.

Luis Bejarano, de Protección Animal Ecuador (PAE), menciona que todos los días reciben mensajes y llamadas a las fundaciones de rescate animal, pero no pueden atender todas las emergencias, porque no se cuentan con los recursos suficientes.

“El rescate no se trata solo de retirar al animal de la calle y llevarlo a un refugio, deben hacerse responsables de todo el proceso, desde la captura hasta que se consigue una familia”, sostiene Luis.

Agrega que de acuerdo al número de animales que se tenga son los costos. Solo en alimento gastan unos 400 mensuales y muchas veces superan los mil. “Por eso muchas organizaciones mantienen deudas altas con tiendas o veterinarias”, expresa.