Salud

La cafeína podría disminuir el riesgo de contraer Parkinson

La sustancia tiene propiedades neuroprotectoras que ralentizan la enfermedad, dice un estudio estadounidense

Taza de café
Beber varias tazas de café al día protegen de esta afección neurodegenerativa.Pixabay

Un nuevo beneficio se le adjudica a la cafeína, consumirla en cantidades suficientes puede disminuir el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson, que sufren millones de personas en el mundo, señala un estudio estadounidense.

La cafeína aumenta el ácido úrico en la sangre, un neuroprotector de la enfermedad, además de ralentizar su efecto en pacientes que ya la padecen, explica a El Confidencial, Rachit Baksi, investigador y miembro del hospital de Massachussetts y de la Escuela de Harvard.

Para llegar a esta conclusión analizaron a 566 individuos (369 con Párkinson idiopático y 197 sanos) se les midió el ácido úrico y se les preguntó por el consumo de cafeína en sus diversas formas (café, té y otras bebidas). El consumo de cafeína resultó menor en los pacientes con la enfermedad neurodegenerativa, y mayor en las personas sanas. Además se observó que mientras más alto eran los niveles de ácido úrico en la sangre, menores eran los indicios de la patología.

Aunque este es un aporte importante para frenar el avance de esta afección que avanza aceleradamente, no se puede recomendar  la ingesta abundante de cafeína ni tampoco como terapia elevar el ácido úrico de las personas porque esa acción puede acarrear otros problemas de salud.

7 millones de personas sufren de Parkinson en el mundo y se prevé que en el 2030 habrá más de 12 millones, según la OMS.

Sin embargo, quienes por costumbre ya toman cafeína en el café o el té pueden beneficiarse de sus bondades, aunque no esté demostrado completamente.

¿En qué consiste esta enfermedad?

El Parkinson es una patología progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento. Los síntomas aparecen gradualmente. A veces con un ligero temblor, apenas perceptible, pero también puede haber rigidez o pérdida del equilibrio, explica la Clínica Mayo.

En las etapas iniciales, el rostro puede tener una expresión leve o nula. Es posible que al caminar, los brazos no se balanceen. El habla puede volverse lenta o incomprensible. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson se agravan a medida que esta progresa con el tiempo.

No tiene cura y los medicamentos podrían mejorar los síntomas. Otra opción es la cirugia para regular determinadas zonas del cerebro y mejorar los síntomas, según lo determine el médico.