Deportes

Indycar, temporada en una sola carrera, sin público y con medias extremas

La competencia de automovilismo de velocidad se disputará este sábado durante el Gran Premio de Fort Worth, en Texas, Estados Unidos

Tras cancelar abruptamente su inicio de temporada en marzo por la irrupción del coronavirus, la serie IndyCar de automovilismo se pone en marcha el sábado en el Gran Premio de Fort Worth (Texas) en condiciones inéditas.

Como hizo con el resto de deportes, la pandemia puso del revés los planes de IndyCar que, en lugar de abrir el año por las calles de St. Petersburg (Florida), lo hará en el óvalo texano sin la presencia de aficionados y con un programa concentrado en una sola jornada.

El vigente campeón de IndyCar, el estadounidense Josef Newgarden, espera repetir también triunfo en el Texas Motor Speedway frente a rivales como el francés Simon Pagenaud, el neozelandés Scott Dixon o el prometedor Colton Herta, que con 18 años se convirtió la temporada pasada en el ganador más joven de una carrera de IndyCar.

Pero el mayor reto al que se enfrentan los pilotos es adaptarse a las nuevas condiciones impuestas por la pandemia, que ha provocado la cancelación de siete carreras.

Como medidas de prevención, los organizadores optaron por celebrar una sola maratónica jornada el sábado con los entrenamientos libres, clasificación y carrera, reduciendo el número de vueltas de 248 a 200.

El protocolo sanitario enviado por IndyCar a los equipos contempla también la toma de temperatura de las personas involucradas en las carreras, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico.

El calendario de IndyCar cuenta con otras seis carreras antes de la gran atracción de la temporada, las 500 Millas de Indianápolis, que se disputarán el 23 de agosto después de ser suspendida su fecha original, el 24 de mayo.

Tras los fracasos de 2017 y 2019, se espera que el piloto español Fernando Alonso intente por tercera vez triunfar en la legendaria prueba y completar así la "triple corona" del deporte del motor.

Esta gesta, que requiere haber sido también ganador de un título de campeón del mundo de F1 y una victoria en las 24 horas de Le Mans, solo ha podido ser lograda por el británico Graham Hill, en 1972