Jeremy Sarmiento: "Me amenazaron con romperme las piernas"

  Deportes

Jeremy Sarmiento: "Me amenazaron con romperme las piernas"

El seleccionado está en recuperación, pero conversó con EXPRESO sobre sus expectativas en el Brighton, la Tricolor y el club ecuatoriano que le gusta

JEREMY-SARMIENTO-SELECCIÓN-CALENTAMIENTO
Jeremy Sarmiento fue uno de los descubrimientos de Alfaro en las eliminatorias a Qatar 2022archivo

Jeremy Sarmiento lleva apenas tres partidos con la selección absoluta de Ecuador y ya se ha ganado el cariño de la afición nacional y la de sus compañeros.

Richard-Carapaz-ciclista-Ecuador

Richard Carapaz se mete al top ten la Estrella de Bessegès

Leer más

Pese a que el jugador de 19 años no nació en el país sino en España, siempre se sintió un ecuatoriano más, al punto de que su anhelo principal era jugar por la Tricolor.

En una entrevista con EXPRESO, el atacante del Brighton de Inglaterra reveló que cuando tenía 13 años le cerraron las puertas de la sub-15 nacional, pero que aquello nunca lo hizo desistir de vestir la camiseta de Ecuador.

Además, dio detalles de cómo se dio su llegada a la selección nacional, su duelo ante Venezuela y confesó ser hincha de un equipo de Guayaquil.

Tienes nacionalidad española e inglesa. ¿Qué te motivó a jugar por la Tricolor?

Pese a que nací en Madrid (España), mis padres siempre me inculcaron el amor por Ecuador. Por ello mi anhelo siempre fue representar al país de mis orígenes.

¿A los cuántos años tuviste tu primer acercamiento con la Tri?

A los 13 años con mi padre fuimos a Ecuador, para probar suerte en la selección sub-15, pero hubo algunas decisiones que no permitieron que me quedara ese momento.

¿Cuáles decisiones?

Fue una decisión técnica. Recuerdo que estábamos en plena concentración en Guayaquil. Había 25 o 30 jugadores, listos para un Sudamericano, pero el técnico (Luigi Pescarolo) me llamó para decirme que había otros jugadores mejores que yo. No me quedó más que recoger mis cosas y volver a Inglaterra.

¿Eso te hizo pensar en no volver nunca más al país?

Reconozco que sentí frustración. Mis padres habían hecho un esfuerzo grande para solventar los viajes desde Inglaterra a Ecuador, pero eso no me desmotivó, pues sabía que en cualquier momento iba a volver. Y así fue, aunque antes me llevaron a la selección juvenil de Inglaterra y aproveché el momento.

¿Cómo se dio el nuevo llamado al combinado nacional?

Todo se dio muy rápido. En septiembre debuté con el Brighton en la Carabao Cup y luego de ese primer partido (ante el Swansea) los directivos me indicaron que me había llegado una convocatoria de Ecuador. Pensé que era para la sub-20, pero me sorprendí cuando vi que era para la selección mayor.

Hasta ahora has jugado ante Bolivia, Venezuela y Chile. ¿Cuál fue el partido más especial?

Los tres son especiales, pero el que más he disfrutado ha sido ante Venezuela. Ese día el ‘profe’ me dio la oportunidad de jugar por primera vez como titular. Un día antes me dijo que sea libre, que juegue como lo hago en Inglaterra y así lo hice. Esa vez pude driblar, jugar para los fans, para que ellos disfruten, aunque eso me trajo algo de problemas con los rivales (risas).

¿Qué tipo de problemas?

Me acuerdo que cuando me llevé a uno, al capitán de Venezuela, Tomás Rincón, se me acercó y me dijo que si seguía así me iba a romper las piernas. Eso me sorprendió en ese momento, pero me motivó a seguir haciéndoles tonterías (risas).

¿Te ha pasado algo similar en Inglaterra?

Nunca, acá todo es distinto. Nadie te habla, es más físico, te van dando una patada para hacerte sentir que no te van a dejar jugar. Si te quieren pegar, no te avisan. Por eso me quedé sorprendido con lo que me dijo Rincón.

¿Y el partido con Chile también fue especial?

Claro, primero porque volví a ser titular. Pensé que iba a estar en la banca, ya que se habían recuperado algunos que estuvieron ausentes ante Venezuela. Y segundo porque se le ganó por primera vez a Chile allá. En el camerino se vivió una fiesta esa noche, pero lamentablemente no pude estar, porque salí sorteado para el antidoping.

¿El ambiente que hay en selección es el mismo que en Inglaterra?

Para nada, todo es muy distinto entre Inglaterra y Ecuador. Acá (en Inglaterra) son más fríos, más serios, cada quien vive su mundo en el camerino. En la selección (ecuatoriana) hay más alegría, se comparte mejor con los compañeros. Incluso cuando me lesioné los chicos me escribieron, tuvieron un lindo gesto conmigo después del amistoso que se dio en diciembre ante El Salvador. El ‘profe’ Gustavo Alfaro lo mismo. Acá es todo lo contrario.

¿Con quién o quiénes has hecho una buena amistad en la Tri?

Me llevo muy bien con todos. Los más experimentados, como Alexander Domínguez y Ángel Mena, me recibieron muy bien, pero con quienes más comparto es con los más jóvenes, como Moisés Caicedo, Piero Hincapié, Djorkaeff Reasco y Gonzalo Plata.

Actualmente te recuperas de una lesión (pierna izquierda). ¿Llegarás a los partidos de marzo con Ecuador?

Eso es lo que más quiero, jugar ante Paraguay y Argentina. Acá los médicos del club me han dicho que a fines de febrero ya debería volver a estar jugando. Ojalá que todo se dé favorablemente, para disfrutar la clasificación al Mundial con todo el grupo.

¿Sigues el fútbol ecuatoriano?

Cuando puedo lo hago, todo depende del horario, porque estamos a cinco horas de diferencia. Vi en diciembre la final entre Independiente y Emelec.

¿Eres hincha de algún equipo de la LigaPro?

Tengo tíos allá en Ecuador que son hinchas de Emelec y cuando iba de más chico a visitarlos me llevaban al Capwell. Así que me siento identificado con ese equipo. Me gustaba el ambiente de ese estadio.

¿Cómo te ves de aquí a noviembre?

Primero espero volver a jugar con el Brighton lo más pronto posible, para recuperar mi ritmo. Y luego de eso, ganarme mi puesto en la selección, pues me ilusiono con jugar el Mundial.

Emelec

Camiseta de Emelec tendrá nuevo patrocinador

Leer más