Los trucos revelados por el Mago Salas

  Deportes

Los trucos revelados por el Mago Salas

De las canteras hasta la gloria internacional, el exfutbolista recuerda los momentos más gratos y las pruebas más difíciles que tuvo en su carrera

FRANKLIN-SALAS-FÚTBOL-LIBERTADORES
Franklin Salas fue parte de los momentos más gloriosos de la historia de Liga de Quito.CORTESÍA

Franklin Salas es sinónimo de Liga Deportiva Universitaria de Quito. Es uno de los futbolistas más representativos de la historia del cuadro albo.

emelec-entrenamiento

Emelec vs. Barcelona: Las alineaciones para el Clásico del Astillero

Leer más

Él es uno de los pocos que llegó al plantel capitalino a los 12 años, pasó por todas las divisiones formativas y alcanzó la gloria internacional con el primer plantel. De paso, también se coronó campeón local como parte del cuerpo técnico.

Su fútbol desequilibrante, capaz de sacar cualquier truco en los momentos más complicados, hizo que se gane el apodo de “El Mago”. Para él estaba marcado un destino mucho más grande en el campo internacional, pero tuvo que lidiar con una lesión en la rodilla que lo mantuvo alejado de la alta competencia.

Inclusive, por ese problema médico se quedó con las ganas de jugar la Copa del Mundo de Alemania 2006. Como él lo recuerda, ese era su campeonato. “Yo era parte importante de ese equipo que después avanzó a los octavos de final. Para mí fue muy duro quedarme fuera del Mundial por culpa de una lesión. Hice una rehabilitación en Alemania, me entregué al máximo, pero no llegué. Mi consuelo es que me quedé por lesión y no por indisciplina o por bajo rendimiento. Eso sí sería mucho más frustrante”, lamentó Franklin Salas.

De todas maneras, el golpe fue más duro porque perdía el segundo tren mundialista. “Para el Mundial de Japón y Corea (2002) estábamos 25 en la nómina final, pero solo podían llevar a 23. Así, el profesor Hernán Darío Gómez nos dejó fuera de la lista a Jorge Guagua y a mí. Éramos los de menor edad. Dolió, pero no mucho”.

Y siguió buscándola, pero en 2010 Ecuador no clasificó al Mundial de Sudáfrica y en 2014 (Brasil) ya no fue parte del grupo en la recta final. Su carrera ya estaba muy cerca del retiro.

Aunque en su hoja de vida puede ostentar títulos como la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana, también quedó una espinita por las lesiones. Él asegura que volvió mucho más fuerte de cada una de ellas, pero también se convirtieron en una triste constante.

Y eso originó algunos capítulos polémicos. Por ejemplo, lo acusaron de no cuidar sus rodillas y caminar desde Quito hasta El Quinche (once horas entre montañas) previo a partidos oficiales. Esta es una tradición de los creyentes que se repite en noviembre. “Son historietas que se quedaron marcadas. A El Quinche siempre fui desde los once años. Coincidió que tras una caminata me tocó jugar el fin de semana y me lesioné. Aducen que fue por eso, pero me iba siempre. Fui como 18 años seguidos para agradecer por lo recibido”.

Ahora, esa tradición solo es un recuerdo. “Ya no puedo caminar tanto, además el camino es puro asfalto y me mata las rodillas. Ahora voy en el auto”, confesó.

FRANKLIN-SALAS-COLECCIÓN-ZAPATOS
Franklin Salas es un coleccionista de zapatos y gorras. También era fanático del tuneo.Archivo

Y otro capítulo amargo que pasó en su carrera fue cuando lo acusaron por violación.

“Son cosas que pueden pasar. Era un jugador de fútbol, una persona pública. No fue nada de lo que se dijo en los medios. De mi parte siempre estuve tranquilo porque quien nada debe, nada teme. Estuve con la frente en alto, pero la gente se quedó con el titular de la prensa, con los dimes y diretes y eso te mancha, pero yo me quedé tranquilo. Nunca fueron las cosas así. Nunca hubo una violación, ni demanda, ni nada de eso”, insistió.

Sin embargo, marcaron momentos incómodos, sobre todo cuando jugaba. “Iba a diferentes estadios o ciudades y la gente se agarraba del problema para insultar y decirme de todo, pero para mí eso era combustible, mientras más me insultaban más me prendía y trataba de ser el mejor jugador”.

El Mago recuerda que no necesitó un psicólogo para superar esos momentos. “Sabía que no hice nada, además, mi familia y quienes me conocían me creían. Con ellos era más que suficiente. Los demás te juzgan como quieren”.

A pesar de todas esas situaciones, calificadas por él como leyendas urbanas, Salas nunca fue rechazado en el universo albo, ni cuando fichó por su archirrival, el Deportivo Quito, en 2015. “Toda mi vida fue para Liga de Quito. En ese equipo conseguí grandes cosas, en lo deportivo y personal. Allí fui muy feliz”.

DESDE LA CANTERA

Franklin Salas tuvo un compromiso con la selección del colegio Mena del Hierro. En ese partido estuvieron Gustavo Rosero y José Romanelli, quienes dirigían en las formativas albas. Aquel día, recuerda, le fue tan bien que lo invitaron a sumarse a la sub-12. Aceptó de inmediato. Estuvo cinco años en las formativas y debutó en el primer plantel a los 17 años. Fue un amistoso contra Deportivo Cali. Un mes después jugó en un partido oficial contra El Nacional. Lo que más agradece de esos días es que compartió con sus ídolos Alexander Escobar, Ulises de la Cruz, Alfonso Obregón, Jacinto Espinoza, entre otros.

UN BUEN PROYECTO

El Mago vive de lleno el fútbol. Tiene tres academias en Quito (Calderón, Carcelén y al sur). Además, le gusta organizar eventos deportivos, como el tour de las estrellas. Viaja a diferentes ciudades con los históricos mundialistas y campeones de la Libertadores. “Nos gusta sentir el cariño de la gente y jugar fútbol. Es algo que nunca podremos dejar”.

También es director técnico titulado, pero por el momento no dirigirá. “He tenido algunas propuestas, pero los proyectos no han sido completos y prefiero rechazarlos para seguir en lo que más me gusta”.

Augsburgo-Bayern-Festejos-Fútbol

Carlos Gruezo fue titular en la victoria sobre el Bayern de Múnich

Leer más