¿Por qué Guayaquil no apunta a ser una Medellín que dejó atrás la violencia?

  Guayaquil

¿Por qué Guayaquil no apunta a ser una Medellín que dejó atrás la violencia?

Ciudadanos y dirigentes lamentan no tener suficiente apoyo de las autoridades. Concuerdan en que falta unión, participación y reformas en leyes. 

Comunidad_ (8656918)
Efecto. Los barrios se encierran por la inseguridad y las familias no tienen muchas opciones de distracción.
Christian Vásconez

En Guayaquil se respira miedo por todos lados donde se camina. Cada vez hay más barrios que deciden amurallarse y sus habitantes frenan las ganas de disfrutar del ocio en la ciudad, o aprovechar lo que aún queda del espacio público. Y a esto se suma la indiferencia que germina entre algunos ciudadanos respecto a descomunales hechos violentos, como la reciente explosión en el sector del Cristo del Consuelo, en el suroeste porteño.

En este escenario hay un espejo antiguo a 1.055 kilómetros: Medellín (Colombia). La ciudad, que en los 90 lideró el listado de las urbes más violentas del mundo con situaciones similares (o incluso peores) a las que ahora padece el Puerto Principal, como extorsiones (‘vacunas’), bombas o asesinatos, dejó lecciones y se reanimó gracias a la participación de diferentes actores. Entonces, ¿por qué Guayaquil no se inclina por esa senda y apunta a ser el Medellín de ahora?

Cristo del Consuelo

Explosión de Cristo del Consuelo: dos de las doce viviendas afectadas ya no son habitables

Leer más

EXPRESO buscó las reacciones de diferentes líderes comunitarios, gestores culturales o representantes de gremios, para que expongan cuáles serían esas estrategias que empujen a lograr una metamorfosis en este panorama.

Desde la undécima etapa de la Alborada, Galo Ruiz, su presidente barrial, lamenta el estado de miedo en el que se encuentra sumergida la ciudad, pero siente desconfianza por parte de las autoridades, así como de la Policía Nacional.

“La única solución es que el mismo pueblo se pare, pues la ciudadanía se siente indefensa y sin ningún respaldo incluso de la fuerza pública. Hay que mirar la historia de Medellín y tratar de seguirla”, recomienda el ciudadano, quien anhela poder salir a comer con su familia sin tener miedo de que suceda un hecho violento en esta ciudad, a la que califica como “sin ley y sin orden”.

El presidente de la ciudadela Simón Bolívar, Gen Navarrete, concuerda con Ruiz y recalca que la ciudadanía no tiene el poder para detener al narco, el crimen y la delincuencia que carcomen a todo el país. Por esto, alza su voz y exige al Gobierno y a la Asamblea que creen políticas más severas. “Que cambien leyes de nuestro sistema judicial, sobre todo para combatir la corrupción en todos los estratos sociales; que haya un referéndum donde el pueblo se pronuncie para mejorar la justicia”, resalta.

RegistrosDe acuerdo con datos del Museo Casa de la Memoria, Medellín fue catalogada como la ciudad más violenta del mundo, tras alcanzar la cifra de 6.809 personas asesinadas en el año 1991.

Con el espejo de Medellín, Navarrete apunta que es necesario poner en marcha proyectos orientados al arte, la cultura, la música y el deporte, sobre todo para involucrar a los más jóvenes y alejarlos de las garras de las drogas.

WhatsApp Image 2022-08-18 at 7.14.24 PM

Gabinete de seguridad por atentado sesionó sin presencia municipal

Leer más

En estas últimas aristas, Abdón Segovia, gestor cultural y artista guayaquileño, considera que para no reflejarse en la Medellín de los 90, Guayaquil debe apuntar a que su comunidad y autoridades trabajen en equipo, con conciencia, sentido de pertenencia y orgullo. “¿Cómo salieron adelante? Con la atención de las zonas vulnerables, promovieron la conciliación entre barrios que se mataban unos a otros (...) buscaron mecanismos para que funcione y así reducir el desempleo”, analiza Segovia, quien considera que la violencia que vive Guayaquil es la consecuencia de una “administración municipal violenta y sin empatía”.

Para el presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, Miguel Ángel González, el Puerto Principal no es capaz de avanzar por el sendero de Medellín porque no existe unidad total.

Considera que los actores políticos siguen priorizando el tomar decisiones basadas en estrategias políticas y no “enfocadas en mejorar el bienestar de todos”. “Para seguir el ejemplo de Medellín se necesitaría realizar una serie de reformas que requieren de aprobación en la Asamblea, pero esta se encuentra debatiendo temas netamente políticos”, enfatiza González, al rememorar que en el caso de Medellín fue fundamental el aporte de la inteligencia de Estados Unidos para acabar con los carteles.

Recorrido en la calle (8656986)
Dinamismo. La recuperación de la calle contribuyó a revivir, con gastronomía, esta parte del casco comercial.
Christian Vásconez

  • La calle Panamá es un ejemplo en el centro

Diferentes propietarios de negocios de gastronomía anhelan que el mismo brillo que tiene la calle Panamá durante el día se extienda hasta la noche. Ellos aplauden que, con la intervención, se le haya cambiado la cara, pero piden que sea un ejemplo que se multiplique en el centro, pues esta zona muere pasadas las 17:00.

Marcelo Mite, del restaurante La Pesca, lo tiene claro. Mientras despacha algunos pedidos cuenta que durante el año y dos meses que lleva laborando allí, no ha existido ningún problema delincuencial, pero afirma que la seguridad se da únicamente en la Panamá, y es por esto que se cuidan y cierran sus puertas máximo a las 18:00.

No nos arriesgamos y sí, es un claro ejemplo de recuperación en el centro, pero sería bueno que exista un plan no solo en esta calle sino en todo el entorno, pues pasa que el cliente viene con su familia, no halla parqueo, deja su carro en otras cuadras y le roban. Si pasa eso, lo perdemos”, explica Mite.