Intentaron escapar, pero la seguridad impidió que sigan con vida

  Guayaquil

Intentaron escapar, pero la seguridad impidió que sigan con vida

Un incendio aparentemente provocado ocasionó la muerte de 7 pacientes de una clínica de rehabilitación clandestina. Afirman que hay trabas en permisos

muertos casa rehabilitación
Según los vecinos de la fundación, a las 16:00 del martes vieron salir a la administradora del sitio, quien les indicó que los internos ya habían comido.Álex Lima

Los gritos que escucharon los estremeció y también los indignó porque lo del martes 1 de marzo era una escena que ya la habían vivido, aunque esta vez con un resultado trágico. “No es la primera vez que ocurre”, gritaba una vecina de las calles Q, entre las calles 17 y la 18, en el suroeste de la ciudad, al referirse al incendio que se registró en un inmueble del sector, que funcionaba como fundación para el tratamiento en adicciones de alcohol y drogas.

Un hecho que trae nuevamente a escena la utilización de viviendas o inmuebles para ese tipo de actividades, pero sin ningún permiso de funcionamiento y donde el encierro y el inadecuado tratamiento a personas con problemas de adicciones han generado la masiva muerte de internos.

MUERTE

Guayaquil: Persona fallecida en clínica de rehabilitación clandestina

Leer más

Fue a las 17:14 que la estación de bomberos del sector recibió la alerta de un conato de incendio que se registraba en una casa de dos pisos de la zona. Una vivienda a la que habría llegado de manera voluntaria Víctor Parrales, una de las víctimas mortales, quienes oscilaban entre los 18 y 25 años. Sus familiares desconocían cómo había contactado el sitio y desde cuándo estaba recibiendo tratamiento. Apenas recordaban que vivía en la Sergio Toral, pero prefirieron    no dar mayores detalles.

Fueron los gritos desde el interior de la vivienda que pusieron a correr al vecindario que, ante la hilera de humo y la llamarada, se apuró en sacar el agua de las piscinas que había instalado para disfrutar del carnaval.

Incendio de casa de rehabilitacion seguridades
La vivienda tenía mallas en la terraza, como parte de la seguridad de la fundación.Alex Lima

Magaly Briones, una de las moradoras, recuerda que según el cocinero de la fundación a la que ellos conocían como ‘Súmate a la Vida’, las llamas habrían empezado después de que un joven, con apenas un día de internamiento, sintiera desesperación por el encierro y encendió un colchón. Luego de eso, el fuego se propagó hacia otros materiales inflamables y continuó hacia otras habitaciones. El encargado de las llaves había ayudado a salir a un grupo de siete jóvenes, pero cuando iba por los demás, la candela se lo habría impedido. “Salió arrastrándose...”, rememoró la moradora.

La casa donde sucedió el flagelo,ubicada en la Isla Trinitaria, suburbio de Guayaquil.

Otra clinica clandestina de adicciones se incendia en Guayaquil

Leer más

Wilson Torres, jefe del distrito Portete de la Policía, aseguró que todas las puertas del inmueble estaban cerradas. El mayor Luis Mejía, jefe de la Cuarta Brigada del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, añadió que cuando acudieron al sitio encontraron un cuarto totalmente encendido. Cuando lograron bajar la temperatura y disminuir el humo, en la búsqueda encontraron a cinco personas en una habitación y a otras dos en otros cuartos, todos sin signos vitales. “La mayoría murió por asfixia, otro sufrió bastante quemaduras”, detalló.

Tras las inspecciones llegaron los sellos de clausura. Se confirmó que el inmueble no tenía ningún permiso de funcionamiento. “No tiene nombres, es una casa de rehabilitación que no tiene documentos, es clandestino,    no tenía permisos”, recalcó el oficial.

Incendio de casa familiares
Hasta el mediodía del martes, cinco de los siete fallecidos habían sido identificados.Alex Lima

Luis, quien reconoce que fue adicto en alcohol y cocaína e instaló un centro para atender a personas adictas, cree que tras la última tragedia vendrán los operativos y las clausuras de centros que funcionan en la clandestinidad. “Los operativos deben ser antes de que pasen las desgracias. Van a una casa y lo primero que hacen es sacar a los pacientes, no los derivan, los mandan a la calle a seguir drogándose. Es la realidad de nuestra sociedad, mientras no haya la solución de vida en base a la problemática no vamos    a tener ninguna respuesta, yo ya he vivido esto”, aseguró.

EUT4Kc7WAAAxx_J

Una clínica clandestina en Guayaquil atendía a pacientes con COVID-19

Leer más

Desde su experiencia, asegura que conoce cómo se debe      tratar a quienes sufren con adicciones. “No soy avalado pero tengo la orientación de profesionales, la guía técnica y la experiencia (...) la familia no quiere verlos en las calles, en la cárcel, pero lamentablemente buscan lo económico y es ahí donde caen”, sostiene Luis en espera de que las autoridades los reúnan para obtener los permisos de funcionamiento y que sea un profesional quien los supervise.

Incendio de casa clausura
Tras el hecho, las autoridades pusieron sellos de clausura por la fata de permiso para su funcionamiento.Alex Lima

Permisos

La traba luego de dos tragedias

Víctor Gavilánez, gerente administrativo del Centro Especializado de Tratamiento para alcohol y otros tipos de drogas, pide a las autoridades que reúnan a todos los centros para conversar y regularlos. Según recuerda, tras los incendios que se registraron en 2019 en clínicas clandestinas y que ocasionaron la muerte de 28 personas, han sentido trabas para los permisos, especialmente de bomberos.

20200130_121339

Hallan dos frascos con fetos en el sur de Guayaquil

Leer más

La recomendación

Solo casos extremos se internan

El doctor Rómulo Bermeo, experto en prevención de consumo de psicotrópicos, señala que el 90 a 95 por ciento de los chicos que están internados en clínicas (legales, en proceso de funcionamiento o ilegales) donde supuestamente se tratan problemas de adicciones no deberían estar internos, sino en tratamiento ambulatorio. Recomienda que solo se los ingrese en casos extremos.