Tras la lluvia de quejas el Cabildo empieza a tapar los huecos en las calles del sur

  Guayaquil

Tras la lluvia de quejas el Cabildo empieza a tapar los huecos en las calles del sur

La intervención se hará en 15 kilómetros, que estaban ‘minados’. Vecinos de La Pradera solicitan que los incluyan en las obras

15.5 km de vias se rehabilitaran en el sur
15.5 km de vias se rehabilitaran en el surCORTESÍA

Luego de decenas de quejas realizadas por los habitantes de algunos barrios del sur, el Municipio ha empezado a tapar los baches a lo largo de 15,5 kilómetros de vías.

Árboles autopista Narcisa de Jesús

Los doce árboles destruidos en la autopista Narcisa de Jesús fueron reemplazados

Leer más

Los trabajos iniciaron este jueves con el cierre parcial de la calle 48 A SO, intersección 1 Pasaje 14, en el ingreso de la troncal de la metrovía en la avenida 25 de Julio, una de las afectadas.

Los moradores esperan que con las obras no solo se esfumen los atascos, sino que se reduzca la inseguridad. “Ojalá con estos trabajos haya forma ya de desplazarse sin miedo y sin saltar”, dijo a este Diario Camila Angulo, moradora de la ciudadela Santa Mónica; mientras que Lourdes Rojas, de Los Esteros, espera que no haya más trampas para aplastar el acelerador cuando ve “algo o a alguien sospechoso”.

Los sectores atendidos son ciudadela Los Esteros, Fertisa, Fragata, Coviem, Santiago de Guayaquil 2, 17 de Septiembre, Esteros Popular, Ahora le toca al Pueblo, Proyecto Habitacional Municipal, Amazonas, Jambelí, Brisas del Salado, Jaime Roldós, Plan Techo, Santiaguito Roldós, Jaime Nebot, 9 de Julio, Guevara Moreno, Santa Martha, Santa Mónica,  Nueva Guayaquil, Los Jardines y 9 de Octubre.

Árboles autopista Narcisa de Jesús

Los doce árboles destruidos en la autopista Narcisa de Jesús fueron reemplazados

Leer más

En esta lista no constan La Pradera, cuyas familias de las tres etapas solicitan, como lo ha publicado EXPRESO, que les regeneren sus calles, con urgencia. En ellas, los huecos son tales y de gran tamaño, que los vehículos se ven obligados a invadir carril o a subirse incluso cerca de las aceras para evitar afectar su vehículo. "Lamentablemente no siempre lo logramos. Y claro, al quedar de frente con el otro vehículo, nos gritan e insultan, dicen de todo y con toda razón; pero es que ya no sabemos qué hacer", se lamenta Wilfrido Ramos, habitante de la tercera etapa.