Con un 'cacerolazo' los maestros jubilados exigirán el pago de la compensación jubilar

  Guayaquil

Con un 'cacerolazo' los maestros jubilados exigirán el pago de la compensación jubilar

Los docentes marcharán hasta el Palacio de la Gobernación del Guayas

maestros jubilados
Los profesores jubilados ya han realizado otras protestas.Archivo / EXPRESO

El miércoles 24 de agosto, los maestros jubilados de la provincia del Guayas saldrán  a las calles donde harán sonar las cacerolas para exigir el pago del incentivo jubilar que el Gobierno adeuda a más de 5.000 docentes de esta jurisdicción. A nivel nacional suman cerca de 17.000 los perjudicados.

profesores jubilados

“Nos estamos muriendo sin tener dinero para curarnos”

Leer más

Los manifestantes se concentrarán a las 10:00, en la plaza San Francisco, ubicada en las calles 9 de Octubre y Pedro Carbo, centro de la ciudad, para iniciar una marcha hacia el Palacio de la Gobernación.

“Vamos a pedirle al señor gobernador respuestas concretas a los pedidos que le hemos planteado con anterioridad”, informó Harry Valarezo, presidente de la organización de Maestros Jubilados del Ecuador 2019 y 2020 núcleo del Guayas.

El líder plantea al Gobierno que considere un alza en el presupuesto para cubrir y pagar el incentivo a todos los jubilados.

Recordó que en el presupuesto para este año fiscal se consideró 140 millones de dólares para pagar el incentivo jubilar a nivel nacional. De ese valor, 90 millones serán destinados para los jubilados a través del acuerdo 144, es decir, hasta el 2018. Y con los 50 millones de dólares restantes serán beneficiados los jubilados mediante el acuerdo 185 (desde 2019 en adelante).

“Pero con estos valores no se podrá pagar a todos; por eso es que propongo que se incrementen 300 millones de dólares del presupuesto para que los maestros reciban el incentivo, que es un derecho constitucional”, explicó.

Maestros jubilados

Los maestros jubilados se sienten tristes y olvidados

Leer más

La situación de los maestros jubilados es lamentable, porque muchos padecen enfermedades catastróficas y no tienen dinero para afrontar un servicio médico privado, ya que pensar en asistir a un hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) es un calvario por la espera que ello demanda y porque casi nunca hay la medicina requerida.

Más de una centena de maestros ha perdido la vida sin recibir sus incentivos.