El malecón de Salinas espanta a los turistas

  Guayaquil

El malecón de Salinas espanta a los turistas

Hay huecos en la ruta, las bancas están dañadas y faltan áreas verdes.  Los visitantes caminan sobre la obra solo si es necesario. El alcalde dice que habrá una regeneración integral en mayo, la comunidad desconfía

Malecón de Salinas
Los adoquines, las escaleras y barandas están rotas, despintadas y agrietadas. Sin vida.Joffre Lino

Es notorio que el malecón de Salinas se cae a pedazos. En algunos tramos de los 2,5 kilómetros que tiene de extensión, hay huecos sobre la ruta, faltan adoquines, están rotos o levantados; las barandas están despintadas, no hay sombra y las escalinatas están destruidas.

canal santa elena

Los canales con maleza, un peligro en la etapa invernal

Leer más

Bajar por esas pequeñísimas escaleras, advierte el guayaquileño Daniel Zambrano, es tedioso. “Prefiero lanzarme desde el malecón y caer sobre la arena, es hasta divertido. Al malecón, nuestra mejor cara, nadie lo ve ni lo atiende. Imagínense cómo está Salinas, si es esta obra lo mejor que tiene el balneario”, lamenta Zambrano, quien solo camina por el lugar si es temprano o necesario.

“Ahora allí también te roban, prefiero ir sobre el asfalto y si es que lo hago. La playa es la ventana del malecón, pero, lo advierto, se cerrará si la Alcaldía no hace nada al respecto”, asegura.

Por la cantidad de visitantes que acuden a Salinas, no solo durante los feriados, sino también los fines de semana, la comunidad cree indispensable que la regeneración llegue. Para el residente Vicente Junquí, los embates del mar han contribuido a los graves daños que tiene la obra. “Los aguajes dejaron sumergidos a los adoquines, los dañaron. Faltó prevención”, comentó el habitante, quien extraña que por la misma causa, la playa se haya achicado.

Ayuda.Quienes alquilan motos acuáticas en la playa se han unido para reparar las áreas más afectadas del malecón y que afectan al turista. Lo hacen con su dinero y mano de obra.

“Perdimos terreno. De hecho hay tramos en los que parecería que la única opción para enterrar los parasoles es sobre el cemento, en plena vereda”, asegura la guayaquileña Sandra Ricaurte, quien vive en San Lorenzo y, hace una década, se instalaba con sus niños a recolectar conchas y piedras de colores. “Las autoridades no han hecho nada por recuperar la playa”, piensa. Pero a los hechos naturales se suma la falta de mantenimiento, el último trabajo de regeneración se lo hizo en 2009, cuando se colocaron las pocas baterías sanitarias que posee. La construcción del actual malecón fue en 1994. Y desde entonces, no existen tampoco los suficientes tachos recolectores y pulula el comercio informal.

Malecón de Salinas
A lo largo de la ruta se observan una serie de adoquines hundidos o ya inexistentes.Joffre Lino
Santa Elena

Santa Elena: ausencia de concejales en la mesa de seguridad de la provincia

Leer más

Frente a esta situación, el alcalde Daniel Cisneros dice que cuenta con un estudio que lo está analizando el Concejo cantonal, para confirmar si es viable o no ejecutarlo para recuperar la extensión perdida en la playa; y a la vez aseguró que para mayo próximo construirá un nuevo malecón. Dice que costará 10 millones de dólares, que el préstamo solicitado al Banco del Estado, desde hace tres años, finalmente fue aprobado; y que hasta que llegue la gran obra, desde esta semana empezará a intervenir los daños más urgentes.

“El malecón se hará este 2022”, aseguró a EXPRESO, al indicar que la obra, que incluye la construcción de un área infantil y duchas, por ejemplo, se ejecutaría en dos etapas y de la mano de la Prefectura de Santa Elena. “Somos uno de los municipios con más recortes del Estado por la crisis, aun así vamos a construir la obra y alcanzar el 99 % del alcantarillado sanitario en toda Salinas”, señaló.

El malecón está descuidado. Salinas se merece algo mejor y frente a ello, las autoridades deben reaccionar y tener una mejor visión para desarrollar su turismo.

Daniel García,
guayaquileño

La semana pasada, este Diario publicó una nota en la que los habitantes y turistas guayaquileños y de la Sierra que han adquirido viviendas en esa zona, decían estar hartos de no tener ni siquiera los servicios básicos completos y vivir rodeados de huecos.

Pero sobre la promesa la comunidad tiene dudas, desconfía. “Nos han dicho cientos de veces que Salinas se volverá hermosa, pero eso nunca pasa. Llevo 12 años viniendo a vacacionar a Chipipe, donde tengo mi departamento, y siempre es lo mismo. Los malecones, incluido el de Chipipe, no sirven”, aseguró la guayaquileña, quien analiza la idea de cambiar su destino de vacaciones durante la temporada.

Malecón de Salinas
Áreas verdes. Son inexistentes. Las pocas palmeras están ya secas.Joffre Lino

Salinas es bella, pero le hace falta infraestructura. Urge un cambio en el malecón, llevo años viniendo a esta playa y los cambios lamentablemente jamás se han dado.

Dufay Ayala,
guayaquileña
mototaxis La Libertad

Los mototaxis engordan la lista de informales de La Libertad

Leer más

En el malecón, turistas como Delia Valverde, guayaquileña que vive en La Garzota, se ha caído una serie de veces por las cavidades que allí encuentra y ha optado por sentarse sobre la acera, ante la falta de bancas en buen estado. “Con la intervención provisional, ojalá se atiendan todos esos espacios que nos permiten descansar más allá de la arena. Aquí hasta las palmeras están peladas, totalmente muertas. Cuánto descuido”, dijo apenada.

Ruth Vásquez, habitante de La Milina, dijo añorar aquellos días en los que se perdía cada viernes con sus amigos caminando una y diez veces sobre la ruta. “Venir al malecón era lo máximo, hasta hace 15 años era increíble, el sitio de moda. Lamentablemente, se dañó: no hallas en él nada, yo ya no caminó sobre él nunca, peor con mis padres, que son adultos mayores. El malecón es idéntico al que yo recorrí entre el 2000 y 2003. Todos crecimos, todo cambió, menos el malecón...”, indicó.