El palo ensebado vuelve a ser protagonista en el suburbio de Guayaquil

  Guayaquil

El palo ensebado vuelve a ser protagonista en el suburbio de Guayaquil

En la 41 y Bolivia, padres inculcan un festejo a la ciudad con juegos clásicos. Es una tradición que se mantiene desde hace diez años

palo ensebado
Momento en que los chiquillos querían llegar al punto más alto de la caña para poder bajar los premiosCHRISTIAN VÁSCONES

Fueron 45 minutos de fuerza y apoyo, pero al final lo consiguieron. Los niños y jóvenes de la 41 y Bolivia, en el suburbio de Guayaquil, estaban entusiasmados porque bajaron los premios del palo ensebado, que en ese barrio organizaron por los 202 años de independencia de la urbe.

Desfile por la fiesta carrozas (9180328)

Las ganas de festejar dejaron de lado el miedo a la inseguridad

Leer más

Desde hace diez años, durante las fiestas julianas y octubrinas, los juegos tradicionales son infaltables en esa esquina del suroeste de la ciudad. Los vecinos se organizan para que sus hijos participen en estos concursos de antaño.

Juegan a las carreras de ensacados y de la cuchara con el huevo, a bailar en pareja sosteniendo entre sus cuerpos una naranja para que no se caiga, también juegan fútbol indor, pero sin duda el plato fuerte es el palo ensebado.

Para estas fiestas, sus parientes utilizaron una caña de unos seis metros de altura, que enterraron en una pequeña área de tierra que hay en esa esquina. A los más jóvenes les emociona este reto, pues cada uno quiere demostrar su agilidad para trepar.

Sulay Conza, una de las vecinas y organizadoras de la actividad, llamó a los chicos por micrófono y todos se acercaron a la caña, formando un círculo alrededor.

Verlos alistarse para subir es gracioso. Aunque sus edades están entre los 8 y 14 años, parece que llevaran décadas concursando. Ya saben el truco: se sacan la camiseta para utilizarla como trapo e ir limpiando la grasa del palo mientras van subiendo.

Otra de sus picardías es que los más altos se paran junto a la caña, sosteniéndose de ella para que los más pequeños se impulsen en sus hombros y asciendan. Hacen la función de una escalera.

“Yo voy, yo voy... No, mejor que trepe él... Oye, empújame para arriba”, son algunas de las frases que se los oía decir, cuando intentaban llegar a la cima donde estaban los premios.

Uno a uno trataron de subir. Pero la mayoría llegaba hasta unos cuatro metros y no podían seguir. Se les resbalaban las piernas y los brazos. Otros se asustaban al ver a qué altura estaban y mejor se deslizaban abajo.

PLAYITA DEL GUASMO ... (9164220)

Don Jaiba, el hombre sabio del Guasmo

Leer más

Aún así, no se rindieron. Trataron una y otra vez. Era un grupo de 20, de los cuales tres pudieron alcanzar con las manos los productos colgados con cuerdas. Pero como con una mano se sujetaban, con la otra pretendían arrancar las cosas, se debilitaban sus fuerzas y ya nomás descendían.

Los adultos y demás muchachos les gritaban que mejor, en vez de querer agarrar lo primero que podían tocar, hicieran un esfuerzo por sentarse en uno de los palos clavados en forma de pirámide, con una punta hacia el cielo.

Más de 40 minutos después, un chico de unos 12 años pudo sentarse, como aconsejaban. Desde abajo le lanzaron una tijera que usó para cortar los productos, que sus amigos iban metiendo en un saco.

A pesar de que siempre es uno solo el que logra subir completamente, los premios se reparten entre todos, comentó Sulay. “Les enseñamos a compartir, porque todos también ayudan para que alguien alcance a llegar”, dijo.

Así festejaron a la ciudad. Reviviendo esa competencia que muy poco se ve. La tradición le ganó a la tecnología, al menos en las fiestas.