Ocio

Lourdes Tibán: "A estas alturas vivir sin cachos es como un jardín sin flores"

La abogada y exasambleísta compartió una tarde con EXPRESIONES en la que hubo confesiones, risas y hasta lágrimas.

Lourdes Tibán
Lourdes Tibán no descarta convertir su vida en una teleserie.Karina Defas

En ella todo es natural y atrevido. Con tres ‘guaguas’ y 51 años cumplidos hoy, afirma que no se cuida la línea, pero se mantiene en forma haciendo el amor, por lo que no le ha hecho falta recurrir a la lipo ni a otras cirugías. Original en su forma de reír, llorar, hablar y hasta de contar cachos, así es la líder política Lourdes Tibán, quien de Salcedo (Cotopaxi) se trasladó a Quito para someterse a El Cuestionario de EXPRESIONES.

Usted está en el quinto piso, pero parece de 30...

Vivo la vida como si tuviera 25.

Y tampoco se maquilla.

No, y a veces salgo sin lavarme la cara. Pero la alegría me acompaña todo el tiempo, inclusive en la adversidad. Para todo hay remedio y solución, menos para la muerte.

Y a usted le han dado duro.

No solo en las redes sociales, Correa me mandó a pegar en la Asamblea Nacional, así que después de lo que he pasado con el ‘correísmo’ que me den por todo lado me encanta.

Usted es brava, es una mujer que no suelta la correa.

De ‘correa’, no, de cabestro sí.

¿Quién lo necesita ahora?

Los políticos y todos aquellos que colaboran con la corrupción.

No cree que ya es hora de instituir un ‘tibanato’. ¿Quiere ser Presidenta de la República?

Algún día. Pero si no lo soy, serán mis hijos, mi colectivo, mis raíces.

¿Se viene un ’yakulasso’?

Que venga con cualquiera, ojalá no sea con Lasso (risas).

Lourdes Tibán
Lourdes Tibán no descarta ser la primera mandataria del país algún día.Karina Defas

Hablando de señores, ¿cómo está Raúl, su esposo? Me dicen que usted lo atiende bien.

Y las otras también.

¿Es verdad que usted tiene una hora específica para hacer el amor?

A las 03:00.

Pero a esa hora se levantan los espíritus del demonio...

Por eso me levanto. Me encanta a esa hora. Pruébelo (risas).

Ya me puso rojo.

Apáguese con un canelazo.

¿Todo con la izquierda y nada por la derecha?

Hay que hacerlo por los dos lados.

Usted es buena para contar cachos, pero si hablamos de los otros cachos, ¿perdonaría si se los ponen?

A estas alturas vivir sin cachos es como un jardín sin flores. Hay que aprender a regar agua.

Su mentalidad es abierta.

Abierta y definida.

¿Prefiere lealtad a fidelidad?

Las dos cosas, porque de la fidelidad viene la lealtad, no puede haber una sin la otra. Las dos son importantes para mí. Pero dicen que traicionar y meter cachos a un mujeriego, Dios perdona rápidamente.

Lourdes Tibán
La política oriunda del Cotopaxi asegura que llora y ríe con la misma intensidad.Karina Defas

De la antigua frase ‘aunque marido pegue y mate, marido es’, ¿cuál acuña en esta era de empoderamiento?

Reciprocidad en casos análogos, si el hombre traiciona, la mujer tendrá que hacer lo mismo (risas).

¿Usted haría lo mismo?

Sería de ver con quién (risas).

A usted le inventaron un segundo marido.

Ese fue Correa. Dijo que una mujer fue a pegarme a la Asamblea, fue el invento más macabro. Como nunca he robado ni he hecho algo ilícito, inventaron eso. Contra la dignidad solo atentan los cobardes. Quiero conocer a ese amante, porque a veces salgo sola, necesito un conductor, un chofer, alguien que camine conmigo y me acompañe a tomar un canelazo. Si tuviera, lo presentaría, los famosos tienen hasta 15 parejas y yo sigo con el de siempre.

En alguna ocasión usted dijo que la inteligencia de un hombre se mide de la cintura para abajo.

Eso se lo dije a Gabriel Rivera, a mí me provocó, como era opositora al correísmo me dijo que no tenía estatura moral y por eso le dije eso, pero me refería exclusivamente a él.

¿Es mujer que llora?

Por todo. Por mi marido creo que he llorado de aquí a la eternidad, por mis hijos pensando en que no podría estar presente, he llorado de Quito a Latacunga, por mi madre imaginándome cuando ya no esté, porque ese día llegará. Lo he hecho hasta por una canción en la radio. Por eso mi raíz fundamental es mi familia (sus ojos se humedecen y su voz se suaviza).

¿Pensar hace daño?

Hay que pensar y lo único que quiero que sepan es que por todos he llorado en vida y también por lo que pudo haber sido y no fue.

¿Su vida es una telenovela?

Estoy haciendo una segunda parte de mi libro y sí, con una actriz guayaquileña hemos pensado llevarla a la pantalla, pero no por ego sino para que las niñas de 15 años se eduquen en vez de pensar en tener marido. De la niña Lulú que fue empleada doméstica y estudió, se preparó y se convirtió en la mujer que es ahora, curtida con ajo y limón, que es una medicina que se construye en el camino.

¿La risa también ha sido terapéutica para usted?

Y eso es lo que mata a mucha gente, pero así me he manejado en lo público y en lo privado. Y lloro de la misma forma. A la gente le falta sensibilidad y a la política hay que fragilizarla.

Pero dicen que no es bueno mostrar fragilidad porque por ahí le dan...

A mí que me den por todo lado.

“No entiendo por qué tenemos que estar las mujeres ante el escrutinio de los demás. Si me gusta andar con anaco es mi problema, si quiero mostrar más alto que la rodilla, también”.

“No entiendo por qué tenemos que estar las mujeres ante el escrutinio de los demás. Si me gusta andar con anaco es mi problema, si quiero mostrar más alto que la rodilla, también”.