Simón Grossmann: “El emoji del corazón vendado es la representación de mi música”

  Ocio

Simón Grossmann: “El emoji del corazón vendado es la representación de mi música”

El cantautor venezolano se emociona al hablar de Ecuador. Será la primera vez que vendrá al país para ser parte del festival Wankabeats

Simón Grossman.
Simón Grossmann tiene 27 años.Cortesía

Nacido en Venezuela, con una vida hecha en Miami y ahora residente de Madrid, el artista Simón Grossmann ha sabido unir en su música cada etapa de los rincones geográficos en los que ha vivido. Ahora está en ese momento de creación en el que afloran nuevas melodías antes de un nuevo EP, el cual está trabajando con dedicación, porque quiere crear un nuevo puente para lo que quiere decir. Esto tras el éxito de su último álbum, Bahía Margarita.

El cantautor, que tiene muy presente a Ecuador porque interpreta con Luz Pinos uno de sus grandes éxitos, Agüitaecoco, vendrá a Guayaquil el 12 de noviembre como parte del festival Wankabeats.

EXPRESIONES conversó con el intérprete, que dejó ver su gran entusiasmo por tocar por primera vez aquí.

jorge Drexler

Jorge Drexler se presentará en Ecuador

Leer más

Revisando entrevistas de principios de año, sus números en plataformas se han duplicado. ¿Cómo maneja estas noticias con su equipo?

Ya mismo llegamos al millón de escuchas. Es algo muy chévere porque demuestra que el trabajo está gustando. Y ha pasado que temas viejos ahora están siendo descubiertas. Esto habla mucho de la calidad del catálogo, que tengo canciones duraderas, que no están apegadas a cierta moda y ahora pueden escucharlas y sentirlas relevantes. Que son para el corazón.

Como oyente ¿qué está buscando musicalmente?

Yo ahora estoy poniéndome a escuchar cosas que no me gustaban tanto o que no tenía la costumbre de oír. Soy una persona de hábitos y tenía mi playlist fija, pero ahora pongo más cosas. El jazz, que es algo que sí me gusta pero que no ponía, suena todo el día. La próxima semana iré a París a ver a una banda nueva que me gusta un montón. Se llama Parcels. Quiero escuchar música vieja, como boleros, y aprender cómo usaban las palabras para atrapar en ese entonces.

Y el bolero ha recobrado vida. Se ha refrescado.

El latinoamericano ahorita está celebrando sus raíces. La industria latina por mucho tiempo intentó emular a lo anglo. A Alanis Morissette la comparamos con Shakira. Esta comparación siempre se hace. Conmigo dicen: ‘el Jack Johnson latino’, y no me molesta pero, al mismo tiempo, me gusta que estamos recobrando lo nuestro.

¿Cómo se vive esta efervescencia musical que viene desde Madrid?

Los españoles han logrado hacer un estilo propio muy cool, muy específico de ellos. Se nota en su forma de vestir, de salir de fiesta, en todo. Ahora estoy acá estudiando Producción Musical. Me mudé de Miami porque buscaba un cambio de ambiente tras toda la promoción de Bahía Margarita. Es importante ir evolucionando y acá ya estoy escribiendo el nuevo disco. De Madrid me quiero llevar el tener algo nuevo que decir. Mi discografía no es conceptual, pero sí busco una intención que se alinee con las etapas de mi vida. Mis discos son como álbumes de fotos, marcan eras. Como cuando revisabas los que tenían tus papás y, con verlos, más allá del año, ya sabías a qué época pertenecían.

¿No cree que es un mal de la generación milenial el querer cambiarlo todo cada cierto tiempo?

¡Y sí! (risas). Yo siempre que hago algo, antes de finalizar, ya tengo planes para lo siguiente. Pero con Bahía Margarita, por primera vez no fue así. Es un disco del que estoy orgulloso. Encontré ese estilo que necesitaba. Hice la gira más organizada de mi carrera. Pero me quedé sin qué decir. No me salían canciones. Las que hice eran residuos de lo que quedaba de esa etapa. Así que me arriesgué a mudarme a España para así poder reaprender.

Con el corazón vendado

Con una pequeña búsqueda de la música de Simón por redes sociales, usted se va a encontrar con que sus fanáticos siempre acompañan sus comentarios con el emoji del corazón vendado. Esto, en lenguaje virtual, significa que les cura los sentimientos o les ayuda a superar algún problema. El artista considera esto una grata coincidencia, porque para él, lo que escribe, se siente igual. “Es muy loco que pase eso. El emoji del corazón vendado es la representación más verídica de mis sentimientos. Es un corazón, que por más que ha pasado cosas duras, sigue completo pese a los rasguños. Y es de lo que hablan siempre mis canciones. Hay que saber reensamblarlo. Por eso mis fans han podido identificarse”, expresa.

Ahora que se prepara para venir a varios lugares de Sudamérica por primera vez, como Perú y Ecuador, se emociona.

En el Wankabeats va a poder compartir escenario con grandes ídolos como Rawayana y Vicente García. “Por ellos he hecho mucha música”.

Un jardín de flores y canciones

Su más reciente single se llama Jardín de flores y marca la primera prueba sonora para lo que será su próximo EP. Esto es lo que el artista explica: “Esta canción es un adelanto para los fans de cómo quiero sonar ahora. El próximo sencillo también está listo. Se llama Corona 94, se estrenará el 14 de octubre. Este es el puente para el nuevo disco del que no he avanzado mucho”.

Simón, a quien le gusta fijarse metas, aclara que a mediados de 2023 empezará la grabación de su nueva producción discográfica. “Para mí los EP no son menos que un álbum completo, lo que hacen es permitirte experimentar más”.

Christina Aguilera

Christina Aguilera, con un pasillo, recuerda la violencia de su padre ecuatoriano

Leer más

Más de Wankabeats

El festival es el día 12 de noviembre en el Parque Samanes. Entre los artistas confirmados están Molotov, Rawayana, Vicente García, Felipe Gordon, El General Villamil, Dicapo, Madrigal y Olitas.

Las entradas, que están a la venta en la web de Ticketshow, tienen un valor de $ 65.

Dulce María

Dulce María estrena 'La que un día te amó' y empieza las grabaciones de 'Primero tú'

Leer más