Ecuador, conservado y turístico

  Cartas de lectores

Ecuador, conservado y turístico

Ecuador debe fomentar como alternativa a hoteles tradicionales, el alojamiento en hogares -que atiende a otro segmento, y el servicio de transporte.

Ecuador, pese a su bonanza cacaotera, bananera y petrolera no se desarrolla -en el sentido tradicional- y podría ostentar un título como país conservado, que ha mantenido, aun ante a los intentos de fomento industrial contaminante, una huella ecológica pequeña, para bien de nuestros hijos y la humanidad. Nuestros bosques capturan el carbono que genera esa industria que insiste en crecer, aunque contamine aire, ríos, mares y provoque desequilibrios en el planeta. Nuestras comunidades amazónicas, pese a las restricciones de inversión estatal en sus territorios, no deben ser cooptadas por quienes pretenden comprar “servicios ambientales”, sin que importe contaminar. Ecuador debe fomentar como alternativa a hoteles tradicionales, el alojamiento en hogares -que atiende a otro segmento, y el servicio de transporte, ofrecidos a través de plataformas digitales, garantizando el derecho a trabajar sin sobresaltos y posicionando al país como conscientemente conservado y turístico.

Diego Fabián Valdivieso Anda