Ómicron y pruebas

  Cartas de lectores

Ómicron y pruebas

Hay dos tipos de pruebas: las moleculares o PCR y las del antígeno, ambas por hisopado

La anterior pandemia duro 5 años (1918-1923) y mató a 100 millones de personas. En 2022 comenzamos el tercer año de COVID-19 y será el año de las pruebas, pero su uso debe ser muy juicioso. Hay dos tipos de pruebas: las moleculares o PCR y las del antígeno, ambas por hisopado. La primera necesita pequeñas cantidades de virus; es positiva desde el primer día de contagio, la entregan en dos días y sirve para hacer diagnóstico. La segunda necesita grandes cantidades de virus y carga viral alta para ser positiva, la entregan en media hora y sirve para manejar la enfermedad. Si es sintomático basta el antígeno. Si sale falso negativo hágase PCR para confirmar diagnóstico seguro. Si es asintomático y sospecha o le avisan que estuvo en contacto con un positivo espere unos 4 días y haga un PCR. Antes el APO era 14 días. Ahora en EE. UU. es de 5 días, 7 en Argentina, 10 en Perú. Con este virus cada variante ha presentado reglas propias. Ómicron da síntomas a los 2 o 3 días, no da fiebre, no quita el olfato, dolor de garganta terrible, debilidad, escalofríos y fuertes dolores musculares en especial de espalda. No respeta ninguna barrera, así haya sufrido la enfermedad, recibido las 2 dosis, la de refuerzo; mata a los que no se han vacunado. Llevamos apenas dos meses con ella y no podemos asegurar la inmunidad de rebaño pese a que todos vamos a sufrirla. Tendremos que convivir por mucho tiempo con el COVID prolongado o sus secuelas, aunque no sea tan letal como la delta. 

Dr. José Mayorga Barona