Columnas

El amor en los tiempos del 2019-nCov

"El amor se cultiva y toma tiempo (...)"

Desarrollar amor por una persona toma mucho tiempo y a veces ese tiempo no existe, porque las personas cada día más están sumergidas en su propio mundo. Amor se confunde con pasión y sí, uno puede tener pasión por muchas cosas y simultáneamente puede ser apasionado; pero uno sabe que la pasión cómo viene, se va. 

El amor se cultiva y toma tiempo. Es un trabajo más que tenemos que desarrollar para lograr ese equilibrio emocional tan necesitado cuando maduramos. Las historias se repiten una y otra vez. El casarse no garantiza absolutamente nada, ni estabilidad, ni seguridad, ni fidelidad en hombres como en mujeres. En estos tiempos turbulentos las parejas tienen que trabajar en una hoja de ruta, como mencionan los políticos en todos los ministerios. Estamos en campaña y la infidelidad política es profunda. Se unen los partidos políticos para servir o para servirse. Una pasión indescriptible donde todo vale: antes había odio, ahora amor. Creo que es amor porque son los mismos de años y años que se despedazan cuando tienen el poder y se aman cuando lo pierden. Es igual cuando uno se junta o se casa. Hay un período de pasión, otro de adaptación, de rechazo y el último de amor. ¿Será que llegaremos a ver ese amor en la política actual? No sé, porque algunos se juntan en el matrimonio por conveniencia, otros por necesidad y sí, algunos por el incomprendido amor. En la política es por carrera, cuota o porque le toca. El pueblo es el comodín, el que pone, saca y decide quién nos gobernará. Las promesas son lo mejor en ambos casos porque te pintan un escenario utópico y la realidad es otra. Peor aún ahora que tenemos las redes, donde podemos borrar el pasado con un solo teclado, donde nuestro muro estaba lleno de felicidad y ahora ya no.

 La felicidad se maneja como una campaña para ocultar la realidad actual donde se toma una foto de la llegada, dejando la realidad en su salida. Ayudar no es regalar, regalar es una acción de pasión y no de amor. 

Creo que sí hay una relación entre el nuevo virus y la “preli” de la campaña 2021. Muchos contagiados, otros aislados, algunos encerrados y pocos muertos.