Columnas

Nueva vacuna

Las pruebas de la fase 3 son la etapa final de la elaboración de una vacuna antes de la aprobación regulatoria.

Una gran actividad se mantiene frente a la producción de vacunas para COVID-19, cuya comercialización beneficiará a la población humana a nivel global.

El COVAX es una herramienta para el control de esta pandemia que nació por intervención de la OMS, la UE y Francia, que procura asociar a gobiernos, ONG, fundaciones, organismos filantrópicos, financistas y empresas de importante capacidad financiera, para garantizar el acceso a las vacunas a más de 150 países.

Hay aproximadamente unas 9 opciones de vacunas en proceso avanzado de desarrollo, debiendo tomarse en consideración que algunas están siendo elaboradas por la vía clásica, mediante virus muertos o virus atenuados, y otras están explorando una opción genética que permitiría el advenimiento de una vacuna obtenida del RNA ribosomal, cuyas aplicación podría tener consecuencias funestas para el ser humano al provocar una posible alteración de su genoma con efectos imposibles de controlar o corregir.

Hoy se anuncia la vacuna elaborada por el Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel-IIBR, que se estaba desarrollando silenciosamente y cuyos ensayos en humanos empezarán a fin de mes, la cual se ha denominado “Brilife”. Si tiene éxito, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, declaró que sería una gran noticia para Israel y para muchos otros países.

La competencia de Israel por la vacuna más buscada del mundo está detrás de cuatro grandes farmacéuticas, tres norteamericanas y una inglesa, cuyos ensayos están en fase 3, encontrándose igualmente en fase de ensayos unas cuatro empresas en China y una en Rusia.

Las pruebas de la fase 3 son la etapa final de la elaboración de una vacuna antes de la aprobación regulatoria.

El Estado o Gobierno ecuatoriano deberá buscar sin apresurarse, la mejor opción para los ecuatorianos, es decir, conseguir una vacuna segura, sin reacciones adversas severas y que produzca una inmunidad prolongada para garantizar una adecuada presencia de anticuerpos en el organismo, que permitan ofrecer al vacunado la suficiente protección contra el ataque del virus.

Y sigo andando…