Abundancia de candidaturas

  Columnas

Abundancia de candidaturas

...es saludable que el elector tenga más posibilidades de escoger el candidato o agrupación política de su simpatía, lo censurable es que no exista el debido cuidado en aprobar partidos o movimientos políticos’.

Existen críticas por la abundancia de candidaturas para las próximas elecciones seccionales de febrero/2023. El derecho a participar de un ciudadano ha sido motivo de consultas populares anteriores, en que se ha votado a favor de garantizar ese derecho político, estableciéndose que la mejor forma de organizar esa participación es con el patrocinio de un movimiento político.

Democráticamente es saludable que el elector tenga más posibilidades de escoger el candidato o agrupación política de su simpatía, lo censurable es que no exista el debido cuidado en aprobar partidos o movimientos políticos, los cuales deben tener una declaración de principios y un estatuto que establezcan el cumplimiento de responsabilidades cívicas y éticas con la ciudadanía, tener tesis doctrinarias que los identifiquen, contar con programas de adoctrinamiento permanente, procesos internos de selección de candidaturas; lamentablemente lo que existen son clubes electorales que se activan en época de elecciones y utilizan el número asignado por el CNE para facilitar la participación de algún aspirante, alcanzar alguna votación y seguir siendo parte del monopolio que controla la actividad política en el país.

La antigua tesis de la polis griega o los ayuntamientos heredados de España, que vinculaban la actividad política con el bien común, han dejado de ser motivaciones o anhelos de quienes se dedican a ella. La creación de movimientos políticos nacionales, provinciales o cantonales, responde a influencias de sus promotores, perjudicando al ciudadano, que es obligado a sufragar por los candidatos que le presentan, que en muchos casos no tienen antecedentes de servicio a la sociedad, y se elige a improvisados o desconocidos que carecen de representatividad.

En 1979 se dictó una Ley de Partidos Políticos que buscaba fortalecer la democracia con agrupaciones con idearios definidos; se establecía que si un partido no alcanzaba un respaldo de al menos el 5 % en una elección era eliminado, pero surgieron intereses y arreglos políticos y se violentó esa disposición. Actualmente se la aplica de acuerdo a conveniencias de ocasión.