Prevenir y combatir la corrupción

  Columnas

Prevenir y combatir la corrupción

Para quienes creemos que el principal problema de Ecuador nace de la deshonestidad y el alegre uso de recursos públicos, que enriquece ilícitamente a pocos y perjudica a la mayoría, leer el libro reconforta

He titulado este artículo con el nombre del último libro de autoría del distinguido jurista, académico y probo ciudadano, Dr. Aquiles Rigail Santistevan, en el que realiza un muy sustentado análisis de estrategias que posibiliten combatir el alto nivel de corrupción que sufre el país.

Para quienes creemos que el principal problema que soporta el Ecuador nace de la deshonestidad y el alegre uso de recursos públicos, que enriquece ilícitamente a unos pocos y perjudica a la mayoría de ecuatorianos, leer el libro reconforta, nos hace sentir que no todo está descompuesto en el país, que todavía existen amplios sectores sociales y personas decentes que se rebelan ante este cáncer, que al no enfrentarse resueltamente provoca una metástasis social que afecta la democracia y hunde al país en un abismo de muy difícil reflote, sabiendo que el derroche y atraco de fondos públicos impide ejecutar acciones que mejoren las condiciones de vida del conjunto de la población.

El doctor Rigail hace un detallado repaso de actos que inciden en la corrupción. Lo fundamenta relacionándolo con la legislación internacional existente y en una abundante y pertinente bibliografía; cuestiona fallas y abusos de la Función Judicial al no aplicar correctamente la ley, consciente de que sin justicia no es posible vivir en paz, ni gozar de libertad, ni de igualdad de derechos, sin dejar de observar la conducta de abogados que traicionan el Decálogo del Abogado, que advierte que cuando el abogado se enfrenta al conflicto entre la justicia y la ley, debe inclinarse por la justicia. Hay abogados que se enriquecen defendiendo atracos a recursos públicos, lo cual es injusto y perjudica a todos.

Recuerda el axioma romano sobre justicia: “obrar honestamente, no causar daño a nadie y darle a cada cual lo que le corresponde”.

Critica duramente el accionar de grupos políticos carentes de ideales, que se benefician de dineros fiscales.

Un libro que no debe faltar en la biblioteca de los palacios de gobierno, legislativo, judicial, organismos seccionales, entidades de control, universidades; debe ser leído por quienes creen que la mejor opción es vivir honorablemente.