Columnas

El número que calzamos

Sintámonos representados si son personas honestas con los fondos públicos y dedicadas a sacar al país adelante. Ese es el número que calzo

El día lunes 22 de abril el presidente electo presentó al equipo de autoridades que integrará el Frente Social. Las personas tienen una muy buena formación académica y de la revisión de sus hojas de vida se observa evidencia de trabajo en sus áreas de nueva responsabilidad. En unos casos, mayor experiencia por largos años de trabajo social, con una composición variada entre hombres y mujeres. Hubo muchos comentarios favorables, pero no dejaron de existir los comentarios de los que no hay zapatos que les calzan: que se había excluido a Guayaquil, que no había indígenas, que no había un chino, y bueno, cosas por el estilo. Tal cual opinando como si fuéramos técnicos de la selección de fútbol los 17 millones de ecuatorianos, antes del primer partido.

De pronto me vino a la mente algo tan simple como el agua que tomamos, al menos en Guayaquil, o el aeropuerto que usamos, o la compañía que nos recoge la basura. A mí lo que me importa es que el agua sea pura, que me llegue cada día y que el precio sea adecuado. No me importa si el gerente de esas empresas es francés, colombiano o ruso. Me importa eso sí, al igual que con el aeropuerto, con la recolección de basura y con todos los servicios básicos, que funcionen bien y que exista rendición de cuentas, para la autoridad que supervisa. A mí no me importa si el ministro de Salud es de San Lorenzo o de Piñas, lo que me importa es que la educación sea la mejor del mundo. No me importa si el ministro de Salud es de Salinas o de Pifo, con tal de que vacune a todo el mundo. ¿A alguien le importa si los jugadores de fútbol son del Chota, de Río Verde, de la Prosperina o de Turubamba, si son altos, si son bajos, si son blancos o sin son negros? A mí no, lo que me importa es que metan goles, que no se los dejen meter, y que nos clasifiquen al mundial.

Dejemos que el equipo juegue, y estemos vigilantes de que no nos metan goles con los fondos públicos; esa sí es nuestra tarea como ciudadanos. Sintámonos representados si son personas honestas con los fondos públicos y dedicadas a sacar al país adelante. Ese es el número que calzo.