El apóstol Marco Benetazzo

  Columnas

El apóstol Marco Benetazzo

El término apóstol proviene del griego y significa “enviado”. Con él conoce a los predicadores y evangelizadores practicantes de la doctrina bíblica, la fe cristiana, del poder del amor a Dios y la obra de Jesucristo.

El padre Marco Benetazzo Cartesan, fue un sacerdote josefino nacido en Santa Elena, población del municipio de Este, Provincia de Padua, Italia, el 28 de noviembre de 1888. A los 10 años de edad, por gestión de su abuelo, tuvo la oportunidad de entrevistarse con el padre Leonardo Murialdo, fundador de los josefinos, de quien recibió su bendición, la que marcó su vida en un verdadero apostolado al servicio de la religión católica.

A sus 16 años ingresó al seminario de Padua, en cuyo internado se gradúa de bachiller, y en 1906 inició su carrera de médico en la Universidad de Padua, con el apoyo del conde de Este, cuya familia se convirtió en su mecenas. A los veinte años (1908), cumpliendo el servicio militar obtuvo el rango de teniente médico. Con dicho cargo participó en la Primera Guerra Mundial de 1914, en defensa de Italia. En un ataque enemigo quedó sepultado en una avalancha y fue rescatado de manera milagrosa por un soldado alemán, el sargento José Müller, quien en el futuro tendría una gran amistad con padre Marco, como todos lo conocimos.

Una de sus anécdotas cuenta que impidió ingresar a ocultarse con sus soldados a una tienda militar improvisada como hospital a un cabo prepotente llamado Benito Mussolini, a quien el padre Marco increpó fuertemente, amenazándolo con los puños, ocasionando que se cayera al retroceder. Esa historia fue recordada posteriormente por ambos, cuando Il Duce Mussolini como dictador fascista de Italia se oponía a la Iglesia, pero le otorgó una carta salvo conducto para que continuara con su actividad pastoral.

A sus 38 (1926), terminada la Primera Guerra Mundial y después del fallecimiento de su madre y hermano, solicitó incorporarse a las misiones de josefinos en América, asignándolo como misionero católico a la selva Amazónica del Ecuador, a las misiones de Tena y Puyo. (Continúa).